La Virgen y San José buscan posada en Castrodeza. Una actividad promovida por el ayuntamiento de esta localidad vallisoletana

En la mañana del domingo, los vecinos de Castrodeza recibieron una visita muy especial, la de San José y La Virgen, que iban buscando posada. En su camino hacia Robladillo, donde se celebra uno de los belenes vivientes más espectaculares de la provincia, ambos hicieron parada en esta localidad para buscar un lugar donde guarecerse. Se trata de una actividad coordinada por el ayuntamiento de Castrodeza, con la colaboración de las parroquias de este municipio y de Robladillo, que atrajo numeroso público y en la que ha participado José Antonio González Gerbolés, alcalde del municipio anfitrión.

El belén viviente de Robladillo, que es dialogado y que este año cumple su séptimo aniversario, ha servido para que la localidad reciba la distinción de «Ciudad de Belén de Torozos». Se celebrará el día de Navidad con la participación de 60 actores. Este año, como novedad, contará con la escena bíblica del anuncio del Ángel a San José y nuevos oficios tradicionales, como el del quesero, muy representativo de este municipio, donde abundan las ganaderías ovinas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...