La Virgen, desairada por un club de fútbol

COMENTARIO: La idolatría no tiene límites, un jugador pudo proponer la colocación de una virgen en su estadio y ahora todos parecen escandalizarse porque el club la haya retirado, eso sí, por falta de eficacia ante las derrotas sufridas. Y hasta el arzobispo dice una misa en desagravio a la imagen retirada, y un grupo de católicos presenta una ¡denuncia! Verdaderamente trágico en el siglo XXI leer estas cosas.


Un profundo misterio rodea la situación planteada en Santa Fe, donde por impulso de los jugadores del club Colón fue retirada del estadio la imagen de la Virgen de Guadalupe, de fuerte devoción en esta provincia, que había sido entronizada en diciembre de 2001. Liderados por el defensor Ariel Garcé, el plantel sabalero resolvió quitar la estatua, de 2,2 m de altura, que estaba ubicada sobre la platea oeste del estadio que fue sede de la Copa América, por considerarla "mufa", especialmente después de la derrota por 2 a 0 en el clásico contra Unión, su rival de siempre. La imagen fue retirada el 7 de septiembre último y nada se supo de ella. No sólo no se dio ninguna explicación oficial, sino que los propios jugadores pidieron disculpas, mientras todo tipo de versiones circulaba sobre el destino de la imagen, desde que había sido destruida hasta que se encontraba en la vivienda de un vidente para quitarle "las malas ondas".

Mientras un abogado particular recurrió a la Justicia por sentirse agraviado ante la desaparición de la imagen, la Iglesia expresó oficialmente su profunda molestia, especialmente, por el sugestivo silencio del club acerca del destino de la imagen de Guadalupe, que había sido colocada por iniciativa del entonces entrenador Jorge Fossati. El propio arzobispo de Santa Fe, monseñor José María Arancedo, celebró ayer una misa de desagravio en el santuario dedicado a la Virgen, dado que no había sido posible localizar la imagen.

Sorpresivamente, cuando la tensión estaba en su punto máximo, ayer, un día antes de que venciera el plazo para que los abogados del club presenten su descargo ante la Justicia, trascendió que la imagen se encontraba en plena tarea de restauración en el taller del artesano Saúl Miller, el mismo que la diseñó hace una década. Así lo publicó el diario local El Litoral, al señalar que el artista la estaba refaccionando en su taller de Villa Anisacate, cerca de Alta Gracia, en Córdoba. Pero muchos dudan de esta versión, según pudo recoger en la capital santafecina el corresponsal de La Nacion.

Desde la desaparición de la imagen el club nunca precisó ningún dato que permitiera conocer su localización y no sería extraño que la imagen haya sido destruida y ahora se intente reemplazarla por otra, según el pensamiento que predomina en torno del escándalo. El arzobispo mantuvo la decisión de oficiar la misa de desagravio y nada queda claro sobre el destino de la imagen original.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...