La vicepresidenta se desliga de Gallardón en la reforma del aborto

El aborto lleva al Gobierno al disparate. La propia web de Moncloa anuncia que se modificará, cuando Gallardón dijo que no se cambiaría ni una coma

Era un secreto a voces. Pero este miércoles quedó absolutamente de manifiesto en la sesión de control al Ejecutivo. Nunca se vio a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, más incómoda en el debate parlamentario que cuando fue interpelada por la portavoz socialista, Soraya Rodríguez, en dos ocasiones, sobre su posición política ante el anteproyecto de la ley del aborto que ha presentado por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón.
 
La vicepresidenta, que maneja bien la disputa parlamentaria, no supo qué contestar. Incluso, hasta agradeció el respiro que le dio Jesús Posada -viejo zorro, y que vio que no lo estaba pasando bien- cuando interrumpió su última respuesta sólo para llamar al orden a una diputada, lo que daba unos segundos para reflexionar. Pero, Sáenz de Santamaría siguió sin responder a una pregunta muy concreta. ¿Cuál es su posición política ante el anteproyecto del aborto? La vicepresidenta se limitó a seguir el argumentario del PP, de acusar a los socialistas de haber creado una nueva ley sin consenso y sin estar en su programa electoral, de hacer una ley que no estaba en su programa. Pero, en ningún momento explicó cuál era su postura, ni salió en defensa del anteproyecto de ley del Gobierno que se aprobó, actuando ella como presidenta en funciones.
 
La portavoz del Grupo Socialista se creció al ver la situación incómoda de la vicepresidenta en este asunto, y estuvo muy contundente. "Me puede decir si hay alguien más en el Gobierno que defienda esta reforma del aborto, más allá de quien lo ejecutó; el señor Gallardón; quien lo impulsó, el señor Rajoy; y quien es su vocero internacional, el señor Le Pen". La vicepresidenta, bajo la mirada atenta de Gallardón -que se sienta a su lado- siguió sin decir algo que es obvio que no piensa. Se desligó completamente de su compañero del Consejo de Ministros y no hizo el más mínimo guiño al anteproyecto de ley. Es más, acabó de responder a la portavoz socialista y abandonó el hemiciclo.
Luego, la ofensiva de la oposición ante este anteproyecto continuó. Elena Valenciano tuvo otro debate muy duro con el ministro de Justicia, a quien se vio metido en una trinchera, sin saber ya por dónde huir.
 
Valenciano advirtió a Gallardón de que "está atrapado", de haberse metido en un gran lío y de que no tenía ninguna necesidad de atentar de esta forma contra los derechos de las mujeres. El ministro, que en su día fue un gran orador, tampoco parece encontrarse cómodo en este tema. Volvió a recurrir a que cumple el mandato del Tribunal Constitucional, a que nadie se crea que sus derechos valen más que el del otro, y que fueron los socialistas quienes rompieron "un consenso tácito" en la sociedad española.
 
Cuando terminó de hablar, Gallardón estaba prácticamente solo en los escaños del Gobierno. Soraya Sáenz de Santamaría se había ido hace tiempo, y Mariano Rajoy, también. Sólo quedaban los ministros que aún tenían que someterse a preguntas parlamentarias.
 
Antes de este debate, el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, reiteró ante una pregunta del BNG que el anteproyecto de ley sufriría mofidicaciones -ya no se moverá ni una coma, como anunció Gallardón- y, tras el mismo, una interpelación de Izquierda Unida volvió a colocar al Ejecutivo contra las cuerdas.Y la ofensiva va a seguir por parte de los partidos de izquierda.
Gallardón y Soraya debate aborto 2014

El aborto lleva al Gobierno al disparate.

La propia web de Moncloa anuncia que se modificará, cuando Gallardón dijo que no se cambiaría ni una coma

El anteproyecto de la ley del aborto, que elaboró en solitario Alberto Ruiz-Gallardón, está conduciendo al Gobierno al disparate, por no decir a la esquizofrenia, y se está convirtiendo en su talón de Aquiles político. Parece paradójico que después de haber navegado, sin despeinarse, ante problemas tan graves como las cifras de paro, la prima de riesgo, la pobreza endémica, las subidas de impuestos, los recortes sanitarios o educativos, la reforma laboral o la supresión de becas, sea un tema como el aborto quien lo tenga arrinconado.

Y así se vio este miércoles en la sesión de control al Gobierno. La incomodidad de los miembros del Ejecutivo que lo aprobaron -aunque la ocurrencia fuera del ministro de Justicia- ante este debate. Su actitud de echar balones fuera, su cobardía al no responder, su malestar por hablar de este asunto.

Como dijo Elena Valenciano, hay pocos precedentes de que un Gobierno cambie sustancialmente un anteproyecto de ley que ha sido aprobado por ese Gobierno. Pero todo apunta a que puede ocurrir, aunque seguirá estando muy lejos de la actual ley de plazos que rige todavía en España, como en la inmensa mayoría de los países europeos.

Pero, cambios, habrá. Y se tocará más de una coma, en contra de lo que dijo el más que desgastado Gallardón. En esta ocasión, no hace falta recurrir a fuentes consultadas. La misma página web de La Moncloa titulaba, nada más acabar la sesión de control, con esta frase abriendo la primera noticia: "La legislación en materia de aborto es susceptible de mejora, debate y nuevas aportaciones".

La frase es del propio Rajoy en la sesión de control, pero ya es llamativo que el propio Ejecutivo quiera avisar en su propio canal de comunicación que el anteproyecto que ha aprobado no le gusta nada.

Hay lecturas de que todo vuelve a ser un engaño del Ejecutivo. Que se ha optado por la vieja táctica de hacer un proyecto legislativo muy duro, para luego suavizarlo, rebajar el debate político y, al fin y al cabo, dejarlo como en la legislación de 1985. Puede que el resultado final sea así, pero discrepo de que haya sido una estrategia política. El Gobierno, mejor, su ministro de Justicia, ha medido mal las fuerzas y se ha equivocado mucho.

Los ególatras suenen fallar en eso cálculos. Importa más pasar a la historia, aunque a veces sea a costa de hacer el ridículo. No sé a quién oí decir que "con las mujeres no van a poder". Y sigo pensando o deseando que así sea.

En el Parlamento, este miércoles, se vio a un Gobierno acorralado por este debate, y a una oposición que no piensa ceder ni un milímetro. Ya dije que este asunto le va a costar caro al Ejecutivo y las mujeres van a dar la batalla porque se juegan su libertad y no quieren volver treinta años atrás. Mejor lo escribió el exdiputado y poeta Felipe Álcaraz: "Ya no podemos retroceder, no tenemos adónde".

Gallardón y Rajoy PP aborto 2014

Alberto Ruiz-Gallardón y Mariano Rajoy durante la sesión de control al Gobierno

Archivos de imagen relacionados

  • Gallardón y Soraya debate aborto 2014
  • Gallardón y Rajoy PP aborto 2014
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...