La Valencia que se avecina con Ribó

Recogemos sólo este apartado:

Religión

Ni un pie en laMissa d’Infants

Una nueva ironía de la andadura vital del catalán Joan Ribó se dio con sus primeros pasos en la política. Empezó en Cristianos por el Socialismo, un movimiento político y cultural nacido en los 70 en el Chile de Allende (a quien Ribó admira profundamente) como punto de aglutinamiento de «cristianos de izquierda» ilusionados por lo que consideraban aperturismo de la Iglesia Católica con el Concilio Vaticano II. Pero su religiosidad fue flor de un día. Ateo convencido y declarado, ya subrayó que no estará en la tradicional Missa d’Infants de la Virgen «porque hay que separar política de religión». Ni siquiera su papel institucional le hace cambiar de opinión. Habrá que ver cuál es entonces su relación con la comunidad árabe y su cercano mes del Ramadán, o el año chino y sus creencias confucionistas. El tiempo dirá si el alcalde Ribó acaba mezclando al final o no política y religión.

Días después del 24M, Joan Ribó dejó buena muestra de su marcado anticlericalismo acudiendo a las puertas de la Ciudad de la Justicia para apoyar al abogado Enrique Vila, de SOS Bebés Robados, en su cruzada judicial contra Sor Aurora y la Casa Cuna por la ausencia de información sobre personas adoptadas. Lo de la separación de poderes ejecutivo y judicial tampoco parece entrar en los ideales del nuevo alcalde. Ribó incluso anunció (sin ser aún primer edil) que congelaría las ayudas para la Casa Cuna si Sor Aurora no colabora con el juez.


COMENTARIO: Muy bien las decisiones laicistas de Ribó, pero hay que aclarar que no hace falta, ni mucho menos, ser ateo para mantenerlas; debieran sostenerse con independencia de las creencias particulares.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...