La utilización de crucifijos en la investidura del Gobierno, a debate

Estado aconfesional con ritos católicos

El nuevo Gobierno ha entrado en posesión de sus funciones, y lo ha hecho frente al crucifijo y una Biblia, aunque cada ministro haya prometido su cargo en nombre de la Constitución. Para algunos españoles, sin embargo, el que el juramento se haga en presencia de símbolos pertenecientes al catolicismo no deja de resultar chocante en un país que se declara aconfesional. Sobre esta cuestión ha reflexionado uno de los lectores de El País quien, en una carta al director, afirma que sigue “sin comprender” por qué estos símbolos religiosos están presentes en ceremonias civiles.
Sin embargo, esta cuestión ha sido eludida a menudo por los gobiernos españoles. El actual presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, no se manifestó sobre este asunto en una entrevista en Antena 3 donde Vicente Jiménez, director adjunto de El País, planteó que “sorprendentemente” en la sala del Palacio de la Zarzuela donde ministros y presidentes juran su cargo siempre hay un crucifijo presente. “¿Piensa quitarlo?”, concluyó Jiménez. Pero Zapatero eludió la cuestión sosteniendo que la Jefatura de Estado, y por tanto el Rey, es quien quiere tener el crufijo en dicho lugar.


Ciudadanos descontentos
Para algunos ciudadanos resulta igualmente sorprendente el que en un estado aconfesional la toma de posesión de los ministros esté presidida por un crucifijo. El lector de El País aludido anteriormente insiste en que aunque “ya no se arrodillan ante la cruz y pueden no jurar su cargo” se sigue tomando posesión de los cargos ministeriales “ante una Biblia y un crucifijo”.

Fórmula “poco respetuosa”
“Sigo sin comprender”, continúa el lector, “por qué si España es una estado aconfesional se sigue utilizando un crucifijo y una Biblia para tomar posesión de los cargos públicos”. A juicio del lector esta fórmula “deja bastante que desear por lo poco respetuosa que es con las creencias de miles de ciudadanos españoles que votan y pagan sus impuestos al igual que lo hacen los católicos practicantes”.

Funerales de Estado
Los funerales de Estado son otro de los aspectos que han despertado polémica en el seno de la ciudadanía española, al ser de carácter católico. El lector de El País lo recuerda en su carta al director, al igual que la “unión en matrimonio de los herederos a la Corona o miembros destacados de su familia”, que siempre se celebra según el rito católico.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...