La Universidad Nacional de Tucumán y una nueva afrenta a la educación laica al adherirse al Congreso Eucarístico y suspender clases

Por pedido del arzobispo Zecca, la UNT adhiere al Congreso Eucarístico Nacional y no habrá clases, al menos, por dos días.

En una nueva afrenta a la educación laica, la Universidad Nacional de Tucumán se adhirió al XI Congreso Eucarístico Nacional, cuyo lema es “Jesucristo Señor de la Historia, te necesitamos”. Claro está que esto fue decidido por la rectora Alicia Bardón, ante una solicitud de adhesión realizada por monseñor Alfredo Zecca, arzobispo de Tucumán.

Por esta decisión no habrá clases en las facultades y colegios los días 17 y 18 de junio. Aunque el asueto comenzará un día antes, como en la Facultad de Filosofía y Letras, por “cuestiones operativas”, ya que la UNT también prestará sus instalaciones al Congreso Eucarístico. Además, el aula magna de la Facultad de Ciencias Económicas albergará al Congreso Teológico, desde el lunes 14 al miércoles 16.

Los fundamentos de la resolución 0940-2016 son bastantes endebles y producen vergüenza ajena, al menos en quien todavía tenga presente tradiciones del movimiento estudiantil como la Reforma del ’18 y su pelea contra la injerencia del oscurantismo de sotana, o luchas como “Laica o libre”. Indignan si uno recuerda que Zecca supo declarar que «la universidad no puede ser para todo el mundo», ante un conflicto estudiantil. «No se trata de discriminar, se trata de que llegue el que tiene la capacidad», intentó aclarar.

Los fundamentos básicamente son: “Zecca nos pidió utilizar Centro Universitarios enteros, se los dimos. Zecca nos pidió que no haya clases y por eso hacemos está resolución”. Y, como se acostumbra por estas épocas, se agrega una mención al Bicentenario.

Sin alejarse demasiado, se puede mencionar que en agosto de 2015 se conoció que la UNT evaluaba, a propuesta del consejo directo de Agronomía y Zootecnia, entregarle el título de Doctor Honoris Causa a Jorge Bergolgio, flamante papa Francisco. El lector podrá intuir quien era uno de los tres “especialistas” convocados para dar su opinión: sí, adivinó, uno era monseñor Zecca.

Un detalle más. El día en que la rectora Bardón firmó esta resolución a pedido de Zecca fue el miércoles 8 de junio. Ese día, por la mañana, el arzobispo ofició una misa para despedir a José Mijalchyk, “asesor espiritual” de Bussi y cura de los centros clandestinos.

Que algo sea esperable no implica que uno se tenga que acostumbrar.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...