La Unesco permite abrir un acceso en la Mezquita para las procesiones

La consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Aguilar, estudiará cómo abrir una puerta más de la Mezquita de Córdoba para dar paso a las cofradías de Semana Santa. Pese a los recelos del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios Histórico-Artísticos (Icomos), organización asesora de la Unesco, y de los herederos de Rafael de la Hoz, el arquitecto que creó las celosías que ahora cierran los accesos, la Unesco plantea la posibilidad de que se reabran las puertas. Las organizaciones contrarias consideran que es un paso más en la utilización del monumento por parte de la Iglesia católica.

Rosa Aguilar ha sido cauta esta mañana y ha aplazado cualquier resolución a la lectura “en su totalidad” del informe final de la Unesco, que no ha llegado a la Consejería de Cultura, según ha afirmado.

La consejera ha explicado que, ante la diversidad de opiniones sobre la obra, decidió elevar al máximo órgano responsable del patrimonio mundial la resolución del conflicto. La Unesco ha resuelto que las puertas, cerradas en los años setenta, pueden abrirse para que procesionen las hermandades cordobesas. “Lo que la Unesco marque, se hará”, ha afirmado Aguilar, quien mantendrá reuniones con el Ayuntamiento, el cabildo de la catedral y los representantes de las cofradías para encontrar una solución.

Rafael de la Hoz (1924-2000), considerado uno de los renovadores de la arquitectura española, diseñó en 1972 cuatro celosías para las arcadas que comunicaban hasta el siglo XVIII el patio de los naranjos con el interior del recinto. El objetivo era crear un cierre que permitiera el paso de la luz, como había sido durante siglos.

Las cofradías y la Iglesia promovieron más tarde la retirada de estas celosías para permitir el paso de las procesiones, propuesta que chocó con la opinión de Icomos y de la familia del arquitecto, que paralizó la iniciativa con un recurso aún no resuelto y al que ha hecho alusión este jueves la consejera como uno de los pasos que hay que dilucidar antes de emprender cualquier acción.

El informe de Icomos, firmado por Begoña Bernal, sobre la apertura de una puerta en la fachada de la mezquita rechazaba la eliminación de las celosías al considerarlas parte integrante del monumento y que, como tales, la obligación era preservarlas.

La Comisión de Patrimonio de Cultura autorizó la retirada de una de las cuatro celosías para facilitar la entrada y salida de las procesiones. No obstante, el recurso presentado por la familia del arquitecto Rafael de la Hoz paralizó el procedimiento.

En  este sentido, los herederos de Rafael de la Hoz y otros historiadores y expertos consideran las intenciones de la Iglesia un paso más en la “manipulación histórica puesta en marcha por el Obispado”.

Por el contrario, los defensores del paso de hermandades, sostienen que las puertas no son equiparables en valor al resto del monumento y que la conexión con el Patio de los Naranjos ha sido histórica y parte del conjunto desde sus orígenes.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...