La situación de la separación iglesia Estado en Francia

La separación de Iglesia y Estado en Francia es objeto de muchos comentarios fuera de Francia. Algunos extranjeros la ven como un modelo a adoptar, otros la rechazan totalmente. Todo el mundo la ve en funciòn de sus intereses locales o personales, pero pocos saben lo que en última instancia, es la situación real de la separación en nuestro país.

¿Es diferente en Francia? No está seguro.

La laicidad de que nadie ya hablaba, o muy poco, está de vuelta en el centro del escenario, en gran parte gracias a los esfuerzos del librepensamiento.

En este periodo pre-electoral todos los candidatos hablan de laicidad. ¿Es esa la nuestra, la que defendemos? ¿O una visión que es de ellos y que con mayor frecuencia suena como un anti-laicismo o secularismo con adjetivo.

Sin hacer la historia de la laicidad en Francia, recuerdemos solamente que se trata de una larga lucha.

Con la Ilustración, se confirmò la idea de que el Estado, que todavía no es la República, pueden ser gobernado los ciudadanos sin el apoyo de las iglesias.

Citemos: Diderot en el poder de la religión en la carta de un filósofo a un rey o una sociedad libre, Voltaire sobre la intolerancia religiosa, Condorcet y la Enciclopedia sobre el progreso del conocimiento o las escuelas públicas y separado de lo religioso, o Holbach sobre el ateísmo, Y Kant, Rousseau, Choderlos de Laclau e incluso Fenelon.

Y cuando la revolución va a nacer, del 26 de agosto de 1789, el artículo X de la Carta de Derechos del Hombre y del Ciudadano de establecer «Nadie debe ser molestado por sus opiniones, incluso religiosas, siempre que su manifestación no perturbe el el orden público establecido por la ley. «

Esta declaración será seguida en 1795 por la primera separación que será de corta duración.

Se esperarà hasta casi un siglo para que la Comuna decrete a su vez, el 3 de abril 1871 la separación. Pero la Comuna sólo duró dos meses.

Así que es el 9 de diciembre 1905 que la Tercera República operará la separación de Iglesia y Estado.

Tres artículos de esta ley son fundamentales y están regularmente en tela de juicio:

  • Artículo 2: «La República no reconoce, ni sufraga ni subvenciona ninguna religión.»
  • Artículo 27 sobre las manifestaciones externas de culto
  • Artículo 35 sobre la resistencia del clero a la aplicación de la ley

Pero desde 1905 la reacción clerical no ha dejado de tratar de reducir el alcance de la ley, y lo consigue a menudo.

Se trata de un ataque concertado y que se basa en principios sobre un eje principal y objetivos secundarios.

El objetivo principal es el de la enseñanza.

Desde la ley Falloux la Iglesia Católica no ha dejado de hacerse cargo del sistema escolar que es indispensable para la supervivencia de su educación religiosa y su influencia en la sociedad.En ella utiliza la complicidad objetiva del estado.

Después de obtener el derecho a la existencia de una educación religiosa que nunca ha sido seriamente cuestionada, ella mordió en secciones enteras de lo que parecía ser el monopolio del Estado.

Citemos como tal: la enseñanza de la religión que se sustituye al curso de ética, la creación de cátedras de teologia fuera de los departamentos del Concordato, la formación religiosa de los imanes en la Universidad Católica de Lille, el título de universidad es incluso usurpado, lo que no impide la emisión de valores por la misma universidad «universidades libres», mientras que la ceremonia de graduación es una prerrogativa del Estado sancionada por la ley, la prestación de los locales de la educación religiosa para pasar los exámenes sin crucifijos y otros objetos religiosos a desaparecer, la financiación de las escuelas privadas a través de los fondos de la escuela, la ley Guermeur prevé que los maestros de las escuelas bajo contrato tengan los mismos beneficios y de la carrera que «los titulares de la educación pública y, finalmente, el pleno apoyo de la financiación estatal de la educación católica, esto será completado por ley Carle que tiene por objeto garantizar la paridad en los fondos entre las escuelas primarias públicas y privadas bajo contrato de asociación , la generalización de la capellanías.

Mención especial debe otorgarse a la ley Debré, cuya FNLP insta a la derogación. De hecho dar a la educación religiosa privada un carácter de servicio público de educación es poner en competencia la educación pública y privada debido a que ambas estructuras se establecen en la igualdad de trato en materia de financiación del Estado y de los municipios. La falta de medios de la educación pública no tiene otra explicación. No hay duda en que si los fondos dedicados a la enseñanza fuesen dedicados exclusivamente a la enseñanza pública, estos serian a la altura de esta ambición.

Notemos para el expediente que la tasa de formación recogida por las organizaciones consulares, que disponen de ellà libremente, se transforma en una participación significativa a la privada.

De hecho, es como si la privatización de la educación a término ya estaba prevista.

Los ejes secundarios también contribuyen a fortalecer las demandas de anti-seculares.

Se trata de ofensivas por diversos motivos que van desde el intento de restaurar las procesiones públicas solicitando y obteniendo subvenciones, para la construcción o el mantenimiento de lugares de culto a través de la capellanía.

En este sentido, la circular de 2011 Gueant planea de asociar los cultos en el funcionamiento de las instalaciones de salud pública haciendo del capellán un funcionario público que apoya al equipo medical. Su presencia por su dimensión ética es enriquecer el equipo médico y de enfermería. Como si ellos lo necesitaban.

Hacemos notar para la memoria el estatuto concordatario de Alsacia y Mosela que nadie habla de quebrar, por el contrario, teniendo en cuenta los programas electorales de extender esa condición a otras religiones ausentes de estos territorios en el momento del Concordato Napoleónico.

En estos intentos de poner en cuestión la separación de Iglesia y Estado, los tribunales, y en particular el Consejo de Estado de la República, la toma de posiciones de relajación de las disposiciones de la ley y en los alojamientos razonables de estilo canadiense.

Estas desviaciones de la ley de 1905 alentan a las demás religiones para reinvidicar las disposiciones correspondientes a su fe, incluyendo la imposición a otros grupos.

Se señalara para la memoria los horarios diferentes en las piscinas de hombres y mujeres, el requisito de que las mujeres son examinadas por los médicos de su mismo sexo, la exclusión de la carne de cerdo en los menús de almuerzos escolares, la demanda de plaza religiosa en los cementerios, sin embargo, lo que la ley condena explícitamente.

Es bastante claro que en la medida de que los tribunales no sancionán las violaciónes de la separaciòn sistemáticamente y donde las autoridades cierran los ojos la laicidad en Francia está en peligro.

Esta tendencia se remonta a unos años y se ha encontrado un aliado importante en la medida del libro de Sarkozy «, La República, las religiones, la esperanza» abiertamente marcó el final de la laicidad en Francia, aunque algunos, y FNLP en particular, había protestado enérgicamente. Por lo tanto, aùn no hàn ganado.

Cuando escribió que las religiones deben tener un lugar «en» la República, que «el espíritu religioso y la práctica religiosa puede ayudar a calmar y regular una sociedad libre», que «el bautismo republicano no puede ser en el mismo plano que el bautismo religioso «necesidad» de construir sinagogas, iglesias y mezquitas en los barrios «, que» también es importante abrir lugares de culto en las zonas urbanas grados en lugar de la apertura de gimnasios … «, que» la remuneración de los ministros de la religión «es necesaria, no es de extrañar que los opositores de la laicidad son razones para actuar para detenerlo.

Si en tiempos de elecciones está de moda para mostrarse defensor de la laicidad, estas buenas intenciones se detienen a la libertad de conciencia. Cuando se habla de introducir el concepto de laicidad en la Constitución es la libertad como aquí en cuestión. Pero nadie se ofrece a escribir: «La República no reconoce, ni sufraga ni subvenciona ningun culto». Esta es la frase que importa porque ya no se respeta. Sin embargo, es la base de la separación.

Desde este punto de vista de la acción de la FNLP se intensificará en los próximos meses y años.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...