La Semana Santa en un Estado laico

El Estado laico no adopta políticas a favor o en contra de una u otra religión

COMENTARIO: Recuerda bastante lo que ocurría en España durante el franquismo, cuando el nacional-catolicismo, establecía normas similares y cerraban bares y locales de ocio durante estas fechas. Como bien dice el editorial de este periódico boliviano, no compete al Estado legislar en función de unas determinadas festividades religiosas, en consecuencia, se contradice cuando afirma también que poco importa si algunos Gobernadores aplican o no el Auto de Buen Gobierno para impedir el consumo de bebidas alcohólicas. En un Estado laico no se puede legislar en función de las creencias, por tanto ningún Gobernador debería dictar esas normas, serán los creyentes en esa religión quienes asuman la responsabilidad de cumplir o no con sus normas religiosas, no el Estado.


A la religión católica por su larga tradición no le afectaría si una u otra Gobernación aplica o no el Auto de Buen Gobierno para evitar el consumo de bebidas alcohólicas.

A partir de la nueva Constitución Política del Estado, vigente en el país, Bolivia se ha convertido en un Estado laico, o sea, en un Estado donde existe independencia y autonomía entre el Estado y las Iglesias. De tal manera que es neutral en materia religiosa y no otorga privilegios a ninguna Iglesia.

Las festividades religiosas en tal sentido no son promovidas ni auspiciadas por el Estado oficialmente, lo que no quiere decir que no guarda respeto por los credos y confesiones diversas que profesa la gente.

En la conmemoración religiosa de la Semana Santa, que es una de las más grandes del mundo y del país, respetada por millones de personas del mundo cristiano y católico, evidentemente, que en el laicismo el Estado no la promueve. Una forma de hacerlo como sucedía antes era que el Gobierno nacional y los departamentales emitían sendo autos de Buen Gobierno prohibiendo el consumo de bebidas alcohólicas a partir de 24 horas antes de la festividad religiosa, como ocurría puntualmente antes de la vigencia de la actual Constitución, cuando las anteriores reconocían como religión oficial la católica, apostólica y romana.

Hace pocas horas la Gobernación del Departamento de La Paz anunció que no emitirá el Auto de Buen Gobierno por la celebración de la Semana Santa lo que comprende que no estará prohibido el funcionamiento de bares y cantinas el jueves y viernes santo. Tal determinación se ajusta el texto constitucional que proclama su independencia de la religión. La religión católica, como todos saben, es un credo que reúne en Bolivia a una mayoría de la población y en tal sentido el respeto a la recordación de la Semana Santa apela, quizá desde siempre, a la conciencia de los creyentes, más que a las leyes y normas. En otros departamentos algunos gobernadores han anunciado que emitirán el Auto de Buen Gobierno, algo que ya origina polémica.

En un estricto sentido constitucional respecto a las creencias espirituales y a las diferentes cosmovisiones del ámbito ancestral de Bolivia, el Estado debe mantener la misma independencia, lo que comprende que tampoco puede propiciar, auspiciar o promover aquellas celebraciones.

Lo importante para tomar en cuenta cómo funciona o debe funcionar un Estado laico es entender que el mismo no está en contra de la religión, sino que respeta todas las religiones, pero que no adopta políticas de Estado a favor o en contra de una u otra religión. El Estado laico tampoco es ateo, respeta la diversidad de creencias religiosas.

En nuestro medio la religión católica por su larga tradición, por las creencias que llegan a una gran parte de la población y que se convierten en promisión de fe, posiblemente no afecte mucho si una u otra Gobernación aplica el Auto de Buen Gobierno para evitar la venta de bebidas alcohólicas. Se trata de un principio de conciencia religiosa que atañe a la gran cantidad de creyentes. Ejemplos del principio religioso más allá de las normas legales se pueden evidenciar, por ejemplo, en el Estado laico de México, que lo es desde hace muchos años y donde el respeto por todas las confesiones religiosas se expresa en todos los actos gubernamentales. México laico, sin embargo, congrega a millones de católicos, siendo uno de los países más católicos del continente y del mundo, donde la fe y la creencia, donde la espiritualidad y los ritos sagrados de la Iglesia católica y de las grandes peregrinaciones para santos y vírgenes, no requieren, de apoyo ni del Estado ni del Gobierno.

Semana santa en Bolivia

Archivos de imagen relacionados

  • semana santa Bolivia
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...