La Santa Sede reclama a los Estados subvenciones públicas para las escuelas católicas ante la pandemia

La Congregación para la Educación Católica ha lanzado una voz de alarma mediante una carta circular publicada ayer, por la que advierte que las instituciones educativas católicas están enfrentando una «situación dramática» como resultado de la crisis por la pandemia de Covid-19

El dicasterio vaticano advierte que sin el apoyo de los gobiernos las escuelas católicas «corren el riesgo de cerrar o reducir radicalmente su tamaño».

También dijo que el cambio a plataformas digitales durante los confinamientos en algunas naciones ha revelado la existencia de «una marcada disparidad en las oportunidades educativas y tecnológicas» entre los niños del mundo.

«De acuerdo con algunos datos recientes proporcionados por agencias internacionales, alrededor de 10 millones de niños no podrán acceder a la educación en los próximos años, lo que aumenta la brecha educativa que ya existía», decía la carta, firmada por el prefecto de la congregación, el cardenal Giuseppe Versaldi, y el secretario, el arzobispo Angelo Vincenzo Zani.

La carta, publicada en L’Osservatore Romano, alaba a las instituciones católicas por adaptarse a la crisis. Pero enfatiza que la educación a distancia no sustituía el contacto directo entre estudiantes y profesores.

La Congregación instó a los educadores católicos a trabajar juntos para afrontar los desafíos que plantea la pandemia.

Concluyó expresando su «cálido agradecimiento» por los esfuerzos del personal de las escuelas y universidades católicas para seguir educando a los estudiantes «a pesar de la emergencia sanitaria».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...