La revolución europea, cómo el islam ha cambiado el viejo continente

«Lo que más separa al islam de Occidente es la mujer»

Europa no ha sabido construir un «crisol multicultural» al estilo americano. Así lo afirma el politólogo y periodista estadounidense Christopher Caldwell en su libro «La revolución europea, cómo el islam ha cambiado el viejo continente» (Ed. Debate), que cuestiona la inmigración en Europa, y en concreto la musulmana. Este columnista del «Financial Times» advierte del miedo europeo a expresarse libremente sobre el mundo islámico y de cómo los ciudadanos pugnan por que sus valores se reflejen en las sociedades europeas.
¿Los medios de comunicación están fomentando el enfrentamiento entre cristianos y musulmanes en Europa?
A los medios les gusta la confrontación. Sin embargo, en conjunto se minimiza. Los tabloides con su estilo sensacionalista la engrandecen; y lo que dicen medios serios y políticos la empequeñecen. Lo importante es ver si ese conflicto existe. Las diferentes formas que tienen de ver el mundo musulmanes y occidentales chocan con la inmigración.
¿Hasta qué punto la no integración de los musulmanes propicia la proliferación de grupos radicales en el seno europeo?
Si vemos la inmigración desde una perspectiva económica, no creo que la no integración tenga importancia porque los que se radicalizan provienen de la clase media-alta. Pero si la miramos desde el punto de vista de los valores, la falta de integración debería preocuparnos. Sólo un uno por ciento de los musulmanes en Europa se radicaliza, pero ya es una cifra alta. No entendemos por qué un individuo se vuelve un radical. Muchos musulmanes creen que Occidente está en conflicto con el islam, robando tierra islámica o explotándolos. Si no se integra a los musulmanes nacidos en Occidente, siempre habrá quien interprete lo que se ve en los medios de comunicación como un ataque a su gente.
¿Por eso algunos países como España han priorizado la inmigración iberoamericana?
Sí, no es que se prefiera a los iberoamericanos por una cuestión racial, sino porque comparten los valores cristianos.
¿La mujer es la gran moneda de cambio entre islam y cristianismo?
Al escribir este libro me sorprendí de que lo que más separaba a ambos mundos no eran Osama Bin Laden o George W. Bush, sino la mujer, los derechos de los homosexuales, el aborto, la ablación, los derechos del hombre sobre su esposa y, por supuesto, el velo. Europa tiene un doble legado: el de la tradición individualista ilustrada que prima la libertad del individuo y que quiere dar derechos a la mujer aunque esta no quiera; y el legado cristiano que hace que una mujer no pueda entrar al Duomo de Milán con pantalones cortos y que otras se cubran la cabeza. El velo es compatible con Europa, otra cosa es lo que deseen hacer los europeos, que deben actuar de acuerdo con la constitución de cada país. El caso de Francia es especial porque se intenta proteger al Estado de la Iglesia, no como en los países anglosajones, en los que se intenta proteger a la Iglesia del Estado. En España, con el Gobierno de alta tradición anticlerical, no tengo claro si se quiere proteger la religión en abstracto o en concreto, como los valores católicos.
¿Cómo ve el futuro de Turquía donde el laicismo y la mayoría musulmana luchan por prevalecer?
Para mi Turquía no es un estado laico, es un estado musulmán muy muy moderado. En Turquía a más democracia, habrá más islam. Es comprensible, los ciudadanos quieren que sus valores se reflejen en su sociedad. Fue lo que pasó con Erdogán al intentar prohibir el consumo de alcohol en determinados sitios. Está bien a un nivel local que, por ejemplo, una escuela menonista no quiera enseñar la teoría de la evolución, pero cuando se traslada a un Estado, es un gran problema.
¿La inmigración selectiva se convertirá en un nuevo clasismo del siglo XXI?
Es una especie de clasismo, pero no de racismo. Se beneficiarían países como la India, que tiene muchos ingenieros superiores necesarios en Estados Unidos, Canadá o Japón. Otros países como Mauritania quedarían fuera. Sin embargo, el mercado laboral europeo no reclama realmente esta inmigración selectiva porque necesitan gente que empuje sillas de ruedas, eso no lo va a hacer un ingeniero. Creo que realmente el clasismo se producirá en el país de origen, cuando una persona con un visado H1B en Tailandia, que permite la entrada y salida de Estados Unidos, pueda llevarse a su mujer y a sus hijos fuera. Las personas que obtiene este tipo de visados normalmente son las que pertenecen a la clase alta en sus países.
¿Qué derechos tienen los inmigrantes “don conozco mis derechos” de los que habla en su libro?
Los inmigrantes tienen una idea muy clara de cómo hacer uso de las leyes de derechos civiles complejos. Y eso es un problema porque las confrontaciones entre nativos e inmigrantes se resuelven en los tribunales. La peor consecuencia es que los nacionales tienen miedo de expresar sus opiniones verdaderas acerca de los inmigrantes.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...