La revista de Rouco, contra el «caballo de Troya» del laicismo

Una vez más la Iglesia arremete contra el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. El semanario católico Alfa y Omega, que se distribuye cada jueves con el diario ABC, arremetió esta semana contra el laicismo que, a su juicio, intenta imponer el Gobierno a la sociedad española. Lo intepreta como un "pulso" del Gobierno contra la Iglesia y la religión católica.

Para la revista del arzobispado de Madrid, “el rodillo socialista se empeña” en mantener “un pulso” en todo lo referente a la religión católica “con la sociedad española -que no sólo con la Iglesia-“. El semanario recoge también las declaraciones del ex presidente del Senado italiano Marcello Pera, quien asegura que “el laicismo pretende convertirse en una religión, en la única presente en el espacio público”.

Aparentemente inofensivo
Según la revista de Rouco Varela, Zapatero está introduciendo en España un laicismo de apariencia inofensiva, que entraña, “como un caballo de Troya”, graves peligros para la sociedad. Para fundamentar su tesis, el suplemento incluye declaraciones del cardenal arzobispo de Toledo, Antonio Cañizares, a la cadena COPE, y de el arzobispo de Valencia, Agustín García Gasco en el diario Las Provincias. Ambos critican duramente el documento elaborado por el PSOE con motivo del aniversario de la Constitución, y advierten que pone en entredicho la presencia pública de la religión.

Imponer el laicismo
Según Cañizares, el Gobierno está “tratando de imponer” un laicismo que supone “consecuencias” como que los poderes públicos quieran dictar “cuáles son los valores por los que hemos de sustentarnos”. García Gasco denuncia a su vez que se haga una “crítica continua de cualquier proposición que proceda de la Iglesia”, y asegura que el laicismo del Gobierno impide que un cristiano “pueda manifestar en público sus creencias”.

Aumenta la confrontación
Un segundo artículo en la misma línea da voz al que fuera presidente del Senado italiano durante el Gobierno de Silvio Berlusconi, Marcello Pera, quien asegura que Zapatero no promueve la laicidad del Estado, lo que significaría la “separación Iglesia-Estado”, sino que impone un laicismo que “confina la religión en la esfera privada”. Para el italiano, el laicismo “aumenta la posibilidad de confrontación”, y la secularización “crea un obstáculo” para el entendimiento entre las diferentes culturas. Por ello, la crisis que a su juicio atraviesa Europa se debe a la “falta de voluntad de responder a la pregunta de cuál es su naturaleza moral y espiritual”.

Multiculturalismo negativo
“La laicidad es una religión francesa, la religión del Estado, pero entonces va contra todas las demás”, explicó, y matizó que “el principio de laicidad se transforma en una religión, la única con presencia en la esfera pública”.Pera, que “no es un hombre de fe” (según explica el artículo), afirmó que “también los no creyentes” deben “defender la fe” y criticó el “multiculturalismo como una realidad homogénea” tal y como se lleva a cabo en Europa. En Europa, aseguró, hay una “secularización” que impide la integración de las personas, por lo que, a su juicio, la multiculturalidad se convierte en un valor negativo.

El ateo Pera
Marcello Pera, aunque ateo declarado, es un fiel defensor de los principios cristianos, impulsor en Italia de un grupo denominado teocons, en alusión a los neocon o neoconservadores, que iniciaron en Estados Unidos una corriente de pensamiento radical y ultraconservadora que defiende el individualismo y el liberalismo económico. Es dirigente de Forza Italia, el partido de Silvio Berlusconi, y fue presidente del Senado durante el mandato del político italiano, del que es gran amigo. También es conocida su amistad con el papa Benedicto XVI y su cercanía a la FAES de José María Aznar y a grupos radicales católicos como Comunión y Liberación.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...