«La religión no debe poner freno a la ciencia» Pablo Menéndez Director del Banco de Líneas Celulares

Pablo Menéndez sostiene que la investigación con células madre va a deparar buenos resultados para la sociedad y cree que el único límite a la ciencia debe ser la ética

-¿Cree que todo lo relacionado con las células madre ha creado unas expectativas exageradas?

-La investigación siempre da resultados, independientemente de qué investigación sea. La Junta de Andalucía ha apostado por la ciencia, la innovación y las células madre, y ésta es la mejor vía para generar conocimiento. En el caso del cáncer de mama, la supervivencia era nula hace treinta años, y ahora es del 95%. Es un ejemplo de los avances que se han cosechado. Creo que con las células madre ya se han hecho cosas interesantes y lo que está por venir va a dar buenos resultados.

-Se dice que estamos entrando en una nueva era de la medicina que nos permitirá vivir mejor. ¿También viviremos más?

-Creo que no. La expectativa de vida ha crecido mucho en las últimas décadas. Puedo decir que si viviéramos 130 años, todos tendríamos cáncer y muchas posibilidades de sufrir más enfermedades. La tecnología tal vez nos pueda dar más tiempo de vida, pero durante ese tiempo seríamos muy susceptibles de padecer enfermedades.

-¿Por qué hay algunos sectores, como la Iglesia, tan reacios a la investigación con células madre embrionarias?

-No lo sé. Cada cual tiene una forma de ver la vida. Creo que quizás haya habido una falta de definición por nuestra parte y nos hemos mezclado prematuramente médicos, políticos, científicos, sociólogos o la propia Iglesia. No hemos sabido transmitir qué es en realidad una célula madre embrionaria humana. Y hay que definirla así: es una célula madre que se obtiene desde las doce horas de la fecundación 'in vitro' hasta el cuarto o quinto día. En esta fase, que es claramente prefetal, contamos con un grupo de 16 células, sólo con eso. Alguna de estas células se implanta después en el útero de la mujer, que así tendrá a su hijo. A esta madre se le pregunta qué quiere hacer con el resto de células, y ella responde: «Nada. Congélelas, porque ya tengo a mi hijo». Y ya años después se le vuelve a preguntar qué quiere hacer con ellas, y muchas personas prefieren que, antes de destruirse, estas células sean usadas para la investigación. Eso es así, y tal vez nunca lo hemos explicado bien. Entonces, la pregunta es: ¿a partir de qué momento consideramos que estas células son un ser humano? ¿cuando tenemos una célula, o dos células, o dieciséis células, o cuando tenemos el blastocisto, o cuando implantamos el blastocisto, o cuando ya tenemos el feto? Yo no voy a dar la respuesta. Cada cual tiene una forma de ver las cosas.

-¿Entonces, es un criterio ideológico más que científico?

-La Iglesia sostiene que cuando hay dos células ya tenemos un ser humano. Los científicos no lo pensamos así. Porque si fuera así, yo pregunto: ¿por qué está permitido congelar estructuras de 16 células y no se permite congelar personas por la calle?

-¿La religión puede poner freno al avance científico?

-La ética, sí; pero la religión no debe poner freno a la ciencia. El avance científico debe estar sometido a unos criterios éticos, pero no religiosos. ¿Se puede frenar la investigación con células madre pero no la construcción de aviones que contaminan la capa de ozono? Todo lo que se haga con células madre tiene que tener un fundamento ético, entre otras cosas porque estamos usando recursos económicos que vienen de la ciudadanía que paga sus impuestos.

-Andalucía ha aprobado la clonación terapéutica para crear órganos destinados a trasplantes. ¿Qué opina sobre esa línea de trabajo?

-La iniciativa es muy buena, pero hay que advertir que todavía estamos muy lejos de hacer clonación terapéutica. La clonación terapéutica ha costado mucho con animales, y cuando se ha logrado ha fallado, y sobre su aplicación al ser humano no sabemos absolutamente nada y tenemos que comenzar de cero. Es un campo al que no sólo no hay que cerrarle las puertas sino que además hay que explorarlo, pero, como decía anteriormente, bajo unas directrices éticas.

-¿Y qué opina sobre la clonación aplicada a fines reproductivos?

-Opino que tiene que estar totalmente prohibida. Eso no es ético.

-Explíquese.

-No es ético manejar material biológico para reproducir a otro ser humano. Además, no tenemos experimentos en humanos, pero los experimentos en animales han ocasionado una cantidad enorme de anomalías. Es decir, si hiciéramos clonación reproductiva, 990 de cada 1.000 intentos acabarían en aborto. Y de los otros diez casos, ningún niño saldría normal. Eso sería un desastre, una aberración. No conocemos nada sobre la clonación terapéutica, pero de la reproductiva conocemos aún menos. Y además, ¿para qué nos serviría la clonación reproductiva? Uf, sería una aberración. Un científico puede intentar llegar muy lejos, pero nunca va a llegar más allá de lo que le permite la propia naturaleza. ¿Cuál sería el interés de crear otro Pablo Menéndez u otro Rafa López? Resumo: la clonación reproductiva debe estar totalmente prohibida y además debe ser sancionada.

-¿Hay muchas familias que se han dirigido al Banco de Líneas Celulares para almacenar su cordón umbilical?

-No. Sí que hay gente con iniciativa que, después de haber dado a luz, ha dicho: «Quiero donar mi cordón umbilical para que la ciencia lo aproveche». El Banco de Líneas Celulares se dedica a la investigación, y estamos abiertos a recibir cordones umbilicales para investigar, pero nunca lo almacenaremos para procesos clínicos.

-¿Serían los bancos privados los que se encargarían de esa labor?

-Bueno, privados o incluso públicos. Si no me equivoco, en Málaga hay un banco público en el se puede depositar cordón umbilical para procesos clínicos.

-¿Y cuando ustedes piden a las familias cordón umbilical para investigar encuentran una respuesta solidaria?

-En el 99% de los casos nos dicen que sí, porque de lo contrario el cordón umbilical acaba en la basura. Esas células son muy valiosas para nosotros porque las podemos usar para mil proyectos de investigación diferentes.

-¿El almacenamiento de cordones umbilicales para fines clínicos no podría ser una vía de financiación del propio banco?

-No, no. Para nada.
-¿Cree que todo lo relacionado con las células madre ha creado unas expectativas exageradas?

-La investigación siempre da resultados, independientemente de qué investigación sea. La Junta de Andalucía ha apostado por la ciencia, la innovación y las células madre, y ésta es la mejor vía para generar conocimiento. En el caso del cáncer de mama, la supervivencia era nula hace treinta años, y ahora es del 95%. Es un ejemplo de los avances que se han cosechado. Creo que con las células madre ya se han hecho cosas interesantes y lo que está por venir va a dar buenos resultados.

-Se dice que estamos entrando en una nueva era de la medicina que nos permitirá vivir mejor. ¿También viviremos más?

-Creo que no. La expectativa de vida ha crecido mucho en las últimas décadas. Puedo decir que si viviéramos 130 años, todos tendríamos cáncer y muchas posibilidades de sufrir más enfermedades. La tecnología tal vez nos pueda dar más tiempo de vida, pero durante ese tiempo seríamos muy susceptibles de padecer enfermedades.

-¿Por qué hay algunos sectores, como la Iglesia, tan reacios a la investigación con células madre embrionarias?

-No lo sé. Cada cual tiene una forma de ver la vida. Creo que quizás haya habido una falta de definición por nuestra parte y nos hemos mezclado prematuramente médicos, políticos, científicos, sociólogos o la propia Iglesia. No hemos sabido transmitir qué es en realidad una célula madre embrionaria humana. Y hay que definirla así: es una célula madre que se obtiene desde las doce horas de la fecundación 'in vitro' hasta el cuarto o quinto día. En esta fase, que es claramente prefetal, contamos con un grupo de 16 células, sólo con eso. Alguna de estas células se implanta después en el útero de la mujer, que así tendrá a su hijo. A esta madre se le pregunta qué quiere hacer con el resto de células, y ella responde: «Nada. Congélelas, porque ya tengo a mi hijo». Y ya años después se le vuelve a preguntar qué quiere hacer con ellas, y muchas personas prefieren que, antes de destruirse, estas células sean usadas para la investigación. Eso es así, y tal vez nunca lo hemos explicado bien. Entonces, la pregunta es: ¿a partir de qué momento consideramos que estas células son un ser humano? ¿cuando tenemos una célula, o dos células, o dieciséis células, o cuando tenemos el blastocisto, o cuando implantamos el blastocisto, o cuando ya tenemos el feto? Yo no voy a dar la respuesta. Cada cual tiene una forma de ver las cosas.

-¿Entonces, es un criterio ideológico más que científico?

-La Iglesia sostiene que cuando hay dos células ya tenemos un ser humano. Los científicos no lo pensamos así. Porque si fuera así, yo pregunto: ¿por qué está permitido congelar estructuras de 16 células y no se permite congelar personas por la calle?

-¿La religión puede poner freno al avance científico?

-La ética, sí; pero la religión no debe poner freno a la ciencia. El avance científico debe estar sometido a unos criterios éticos, pero no religiosos. ¿Se puede frenar la investigación con células madre pero no la construcción de aviones que contaminan la capa de ozono? Todo lo que se haga con células madre tiene que tener un fundamento ético, entre otras cosas porque estamos usando recursos económicos que vienen de la ciudadanía que paga sus impuestos.

-Andalucía ha aprobado la clonación terapéutica para crear órganos destinados a trasplantes. ¿Qué opina sobre esa línea de trabajo?

-La iniciativa es muy buena, pero hay que advertir que todavía estamos muy lejos de hacer clonación terapéutica. La clonación terapéutica ha costado mucho con animales, y cuando se ha logrado ha fallado, y sobre su aplicación al ser humano no sabemos absolutamente nada y tenemos que comenzar de cero. Es un campo al que no sólo no hay que cerrarle las puertas sino que además hay que explorarlo, pero, como decía anteriormente, bajo unas directrices éticas.

-¿Y qué opina sobre la clonación aplicada a fines reproductivos?

-Opino que tiene que estar totalmente prohibida. Eso no es ético.

-Explíquese.

-No es ético manejar material biológico para reproducir a otro ser humano. Además, no tenemos experimentos en humanos, pero los experimentos en animales han ocasionado una cantidad enorme de anomalías. Es decir, si hiciéramos clonación reproductiva, 990 de cada 1.000 intentos acabarían en aborto. Y de los otros diez casos, ningún niño saldría normal. Eso sería un desastre, una aberración. No conocemos nada sobre la clonación terapéutica, pero de la reproductiva conocemos aún menos. Y además, ¿para qué nos serviría la clonación reproductiva? Uf, sería una aberración. Un científico puede intentar llegar muy lejos, pero nunca va a llegar más allá de lo que le permite la propia naturaleza. ¿Cuál sería el interés de crear otro Pablo Menéndez u otro Rafa López? Resumo: la clonación reproductiva debe estar totalmente prohibida y además debe ser sancionada.

-¿Hay muchas familias que se han dirigido al Banco de Líneas Celulares para almacenar su cordón umbilical?

-No. Sí que hay gente con iniciativa que, después de haber dado a luz, ha dicho: «Quiero donar mi cordón umbilical para que la ciencia lo aproveche». El Banco de Líneas Celulares se dedica a la investigación, y estamos abiertos a recibir cordones umbilicales para investigar, pero nunca lo almacenaremos para procesos clínicos.

-¿Serían los bancos privados los que se encargarían de esa labor?

-Bueno, privados o incluso públicos. Si no me equivoco, en Málaga hay un banco público en el se puede depositar cordón umbilical para procesos clínicos.

-¿Y cuando ustedes piden a las familias cordón umbilical para investigar encuentran una respuesta solidaria?

-En el 99% de los casos nos dicen que sí, porque de lo contrario el cordón umbilical acaba en la basura. Esas células son muy valiosas para nosotros porque las podemos usar para mil proyectos de investigación diferentes.

-¿El almacenamiento de cordones umbilicales para fines clínicos no podría ser una vía de financiación del propio banco?

-No, no. Para nada.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...