La religión en la escuela vuelve a enfrentar a padres y profesores

Fapar respalda una iniciativa de Europa Laica que pide no elegir esa asignatura en el colegio. El sindicato ANPE carga contra la asociación, a la que acusa de intimidar a las familias

De nuevo, la religión en la escuela provoca una considerable polémica en la comunidad educativa y enfrenta a padres y sindicatos representantes de profesores. En esta ocasión, la adhesión de la Federación de Asociaciones de Padres de la escuela pública (Fapar) a una campaña impulsada por el colectivo Europa Laica y difundida por la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (Ceapa), a la que pertenece Fapar y en la que se pide que la religión salga de la escuela, ha causado malestar en algunos sectores de la comunidad educativa.

Es el caso del sindicato independiente de profesores ANPE que, a través de Laura Alíns, cargó contra la asociación de familias a la que acusa de intimidar a los padres para que no escojan esta asignatura para sus hijos.y de «atentar contra la libertad religiosa».

Fuentes de Fapar consultadas por este diario rechazaron entrar en polémicas y aseguraron respetar el «derecho que a las familias les asiste para que sus hijos cursen la asignatura de Religión», pero el colectivo dejó claro que «somos fieles a nuestros principios de considerar que todas las religiones deben estar fuera de la escuela, al menos fuera del horario lectivo y del currículo, como doctrinas».

Por ello, Fapar consideró «normal» participar en una campaña «para que las familias reflexionen». En ese sentido, han enviado un correo a las asociaciones de padres de la escuela pública en el que, bajo el título, No me apuntes a Religión: Respeta mi libertad de conciencia, se refiere a la sugerencia de Europa Laica de que los niños no sean matriculados en Religión «para respetar el derecho a su libertad de conciencia».

«Entendemos que las diferentes convicciones personales, incluidas las creencias religiosas, así como los dogmas de cualquier naturaleza, no son cuestiones a plantear en el ámbito escolar, ya que para ello hay otros lugares como iglesias, mezquitas o sinagogas», indica el comunicado enviado a los padres que, además, solicita su firma.

CONSTITUCIÓN
Asimismo, recurre a dos artículos de la Constitución para subrayar que «la escuela ha de servir para aprender, desarrollar capacidades, incluir y no segregar, no discriminar por motivos de raza, sexo, religión, opinión y para respetar la libertad de conciencia de los menores».

Pero ANPE carga contra el contenido del «panfleto», que, asegura, «presenta numerosas contradicciones y confusión de ideas». Aunque el sindicato considera » gravísimo» que esta comunicación «proscribe derechos legalmente contemplados en la Constitución, como el derecho personal de los padres a educar a sus hijos según sus propias convicciones, algo completamente democrático y liberal».

ANPE asegura que Fapar «se mete en casa ajena para, en nombre de la libertad, decir a los padres qué tienen que hacer respecto de la educación de sus hijos, y utiliza mensajes tan intimidatorios como este que se pone en boca de los niños: si nos queréis, por favor, respetad nuestra libertad de conciencia. Sencillamente repulsivo».

De hecho, el sindicato independiente de profesores añade que Fapar «no solo se burla de la libertad y de la capacidad de decidir de las familias, sino que las intimida haciéndoles creer que si apuntan a sus hijos a Religión no respetan su libertad y no los quieren» y cree que el mensaje provoca «risa pero también rabia por tomar a los padres por unos incapaces fácilmente manipulables».

Para Alíns, el correo a las familias en el que se pide no apuntar a los niños a Religión, «demuestra una ignorancia supina además de un afán de confundir y angustiar a los padres» y recuerda que escuela laica «es precisamente la que disfrutamos ya que separa Iglesia y Estado y favorece la libertad religiosa sin estar ligada a ninguna religión en particular».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...