La reforma Wert

El ministro Wert, el Gobierno y el Partido Popular pretenden vendernos la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) como una reforma del sistema necesaria para atajar los graves problemas que tiene la Educación en España, en cuanto al abandono escolar y a la vista de los resultados de informes internacionales. Pretender vendernos como una ley de mejora de la calidad es un objetivo que no se lo creen, ni el ministro, ni el Gobierno, ni el PP. Se trata de un mensaje para engañar a una parte de su propio electorado. Ni los que están participando en la defensa publicada de la reforma, se lo creen.

Sale a la luz esta nueva Ley, después de haber recortado en Educación en torno a 6.700 millones de euros… y ahora quieren convencernos de que es para mejorar la calidad de la Educación. Algo no encaja. No. No es para mejorar la calidad es para introducir una ideología conservadora a ultranza en el sistema. Sobre todo, y lo más preocupante, es la segregación de alumnos. ¡Cuanto antes mejor!. Hay que separar, para que no molesten, para que no dañen a los demás, a los alumnos que por una razón u otra, no van a seguir estudios generales.

El sistema de reválidas al final de cada nivel, ya existía en los años cincuenta, cuando alguno de nosotros, estudiaba bachiller. Y, ¿eso mejoraba el sistema? No. Lo que hacía es seleccionar a los que podían seguir. Hablamos de una época en la que, en una población de 30.000 habitantes, como Valdepeñas, por ejemplo, terminaban bachiller, diez, doce, veinte como mucho cada año. Los demás no llegaban o no empezaban. No era por las reválidas, pero es el sistema al que queremos volver.

Entonces ¿qué se consigue con las reválidas? ¿Estimular el esfuerzo? ¿Combatir el abandono escolar? ¿Mejorar el sistema? No hombre no. Se consigue la separación. Yo he defendido siempre desde esta columna que hay dos modelos educativos: el de seleccionar y el de integrar. El primero es sencillo de aplicar, barato, y beneficioso para una sociedad privilegiada. El segundo es de muy difícil aplicación, muy caro, pero beneficia al conjunto de la sociedad. Por eso los sectores conservadores no entenderán nunca la universalización de la enseñanza.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...