La reforma del impuesto hipotecario pone el foco sobre los ‘niños mimados’ del fisco: partidos, iglesias y ONG

La Ley de Mecenazgo blinda numerosas exenciones para entidades sin ánimo de lucro, fundaciones y confesiones religiosas, no sólo la católica

Su reconocimiento constitucional fundamenta un ventajoso régimen tributario para los partidos, que pueden ahorrarse el IBI de sus sedes si están a nombres de fundaciones o son cesiones del Estado

Al anunciar su reforma del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, justo después de la decisión definitiva del Tribunal Supremo de endosárselo al cliente y no a la banca, el Gobierno se había ahorrado explicar un suculento detalle, que sólo se destapó al publicarse en el BOE. El titular, palabra arriba o abajo, era parecido en todas las cabeceras: “La banca no pagará el impuesto de las hipotecas en los préstamos a los partidos y a la Iglesia”. Leído así, a primera vista, podía parecer que, en tales casos, serían los partidos y la Iglesia los que lo pagarían. Pero no, no es así… No lo pagaría la banca, pero tampoco los partidos políticos o la Iglesia, porque ya se lo ahorraban también cuando era el cliente el que tenía que pagar el impuesto. Y no es su único beneficio fiscal.

El lío organizado en torno a la sentencia del Supremo y la reacción del Gobierno ha servido para poner en conocimiento general que ya antes de la reforma de la ley del IAJD estaban exentos del pago el propio Estado, los partidos con representación parlamentaria, la Iglesia católica y las confesiones que tienen acuerdos de cooperación con el poder público –judía, islámica y evangélica–, además de las entidades sin fines de lucro acogidas a la Ley de Mecenazgo. Es decir, fundaciones, asociaciones de utilidad pública, ONG, federaciones deportivas, el Comité Olímpico Español, las cajas de ahorro y las fundaciones bancarias por las adquisiciones directamente destinadas a su obra social, el Instituto de España y las Reales Academias, Cruz Roja, la ONCE y la Obra Pía de los Santos Lugares. Un importante coladero en la recaudación autonómica del IAJD a beneficio de los niños mimados del fisco.

Seguir leyendo en InfoLibre

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...