La próxima semana juzgarán en Málaga a la mujer acusada de participar en procesión del «chumino rebelde»

El Juzgado de lo Penal número 10 de Málaga tiene previsto juzgar la próxima semana a la mujer acusada de participar el 8 de marzo de 2013, con motivo del Día Internacional de la Mujer, en la «Gran procesión del Santo chumino rebelde», en Málaga capital.

La Fiscalía malagueña ha pedido que la procesada sea condenada a pagar una multa de 3.000 euros por un delito contra los sentimientos religiosos, según el escrito fiscal, al que ha tenido acceso Efe.

La acusación particular, ejercida por la Asociación de Abogados Cristianos, pide un año de prisión y multa de veinticuatro meses por provocación a la discriminación, al odio y a la violencia y por un delito contra la libertad de conciencia y los sentimientos religiosos.

El fiscal considera que no concurren circunstancias modificativas de responsabilidad criminal, pero la acusación particular mantiene que la procesada ha incurrido en los agravantes de alevosía y cometer el delito por motivos racistas, antisemitas u otra clase de discriminación referente a la ideología, religión o creencias de la víctima.

En el escrito acusatorio del fiscal se señala que la procesada participó en compañía de otras personas, que no han sido identificadas, en una procesión durante más de dos horas por las calles del centro con una vagina de látex de grandes dimensiones.

La procesión había sido convocada por quienes se hacían llamar «hermandad del coño insumiso» y, según el fiscal, «pretendían hacer mofa de los símbolos y dogmas más sagrados para quienes profesan la religión católica.

Además, la estructura estaba acompañada de todos los ornamentos que usualmente distinguen a la Virgen en las procesiones de Semana Santa, como flores, velas y manto y las portadoras iban con capirotes, túnicas y mantillas.

El fiscal señala que durante el recorrido, la acusada, que iba la número seis en las listas de Málaga Ahora, y sus acompañantes profirieron con un megáfono a lo largo del recorrido proclamas que atacaban «las verdades inmutables que constituyen la base de la fe católica» y así burlarse de los referentes que consideran sagrados.

Durante la procesión, la procesada portó el trono y también empuñó el megáfono para difundir las proclamas del grupo, siempre según la versión provisional del fiscal.

En el escrito acusatorio también se señala que «con la finalidad de ridiculizar los dogmas de la fe católica por parte de la acusada y varios de sus acompañantes, se leyó un texto imitando en su estructura y formato al Credo».

La procesión, además de recorrer calles de gran afluencia ante multitud de viandantes, fue grabada en vídeo y difundido en diversas páginas web.

La acusación particular mantiene en su escrito acusatorio, al que ha tenido acceso Efe, que el sindicato CCOO convocó una manifestación con motivo del Día Internacional de la Mujer y que en dicho acto se recreó una procesión de Semana Santa, escenificada en tono de burla como «La procesión del santo chumino rebelde».

La procesada, según esta acusación, «participó activamente» y profirió amenazas contra la Conferencia Episcopal además de ofender los sentimientos de los católicos, tratando de imitar, riduculizar y hacer escarnio de una procesión cristiana y de las oraciones más importantes.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...