Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

La propuesta de Ana Mato es un “ataque sexista, homófobo y clasista contra las mujeres”

El Comité Reivindicativo y Cultural de Lesbianas reclama a la ministra que la inclusión o exclusión de las técnicas de reproducción asistida sea solo por motivos clínicos y sanitarios diagnosticados

El Comité Reivindicativo y Cultural de Lesbianas (CRECUL), ha reclamado a la Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, y al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), que se establezcan de manera igualitaria en la sanidad pública los criterios para la planificación familiar y que la inclusión o exclusión de las técnicas de reproducción humana asistida (TRHA) sea solo por motivos clínicos y sanitarios diagnosticados, y no de prioridad e idoneidad social como se quieren establecer.

El viernes pasado salía a la luz la intención de la ministra Mato de elevar una propuesta al Consejo Interterritorial de Sanidad en la cual se establecían nuevos criterios para acceder a las TRHA. En el documento, estas prácticas se limitaban a mujeres menores de 40 años y hombres de menos de 55, que no tuvieran hijos comunes previos y sanos y que hubieran sido diagnosticados como estériles. Estos nuevos parámetros excluían de forma definitiva a mujeres solteras y parejas lesbianas que quisieran tener hijos.

En nombre del colectivo de lesbianas, CRECUL ha contestado a la ministra a través de un comunicado donde explican que los nuevos criterios que intenta imponer son discriminatorios, ya que vulnera "el articulo 14 de la Constitución Española, además de la Ley sobre técnicas de reproducción humana asistida (TRHA), que se pronuncia en el acceso a éstas con independencia del estado civil y orientación sexual, e incluso del mismo Real Decreto por el que se establece la cartera de servicios comunes del SNS y el procedimiento para su actualización, por el cual se garantiza el acceso a la cartera de servicios por indicación clínica y sanitaria en condiciones de igualdad efectiva".

También insisten en que exigir que se trate de una pareja y heterosexual infringe el derecho a la libertad individual y a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres ya que se las obliga a tener relaciones sexuales, y tenerlas con hombres.

"Nos sumerge en una triple discriminación: de género, orientación sexual y clase"

Consideran que "solo desde una interpretación ideológica conservadora que rechaza la diversidad ciudadana y familiar, se puede argumentar que el acceso a las técnicas esté reservado solo para parejas heterosexuales" en las que alguno o ambos tengan problemas de infertilidad. Hasta ahora las pautas marcadas eran que hubiese posibilidades razonables de éxito y que no hubiera riesgo grave para la salud, lo que justificaba la indicación de esta técnica en solteras y parejas de mujeres ya que no existían motivos previos de infertilidad que pudieran hacer fracasar el proceso. 

Por eso el colectivo de lesbianas califica la propuesta de "ataque sexista, homófobo y clasista contra las mujeres, que nos sumerge en una triple discriminación: de género, orientación sexual y clase, al no poder acceder a la reproducción asistida nada mas que las mujeres con posibilidades económicas en los centros privados". Y aunque el Ministerio de Sanidad alude a motivos económicos, el colectivo insite que no se puede aducir la decisión a una cuestión de impacto económico ya que los casos de parejas lesbianas y mujeres solas que recurren a la reproducción asistida no es masivo. "Estamos ante un prejuicio social de rechazo hacia las familias monomarentales y homomarentales, y que se resiste a establecer en el sistema sanitario público prestaciones y servicios necesarios acordes a las necesidades sociales actuales."

CRECUL ha recordado también que aunque la polémica ha saltado ahora a raiz de la propuesta de Ana Mato, muchas Comunidades Autónomas como Madrid, Cataluña, Asturias o Murcia llevab años excluyendo de los servicios financiados públicamente el tratamiento de reproducción asistida a mujer solas y lesbianas .

 

Comunicado de la asociación

Sin embargo, solo desde una interpretación ideológica conservadora que rechaza la diversidad ciudadana y familiar, se puede argumentar que el acceso a las técnicas esté reservado solo para parejas heterosexuales en la que el hombre sea estéril, o cualquiera de los dos o ambos presenten problemas de infertilidad, lo que clasificamos como un ataque sexista, homófobo y clasista contra las mujeres, que nos sumerge en una triple discriminación: de género, orientación sexual y clase, al no poder acceder a la reproducción asistida nada mas que las mujeres con posibilidades económicas en los centros privados.

No estamos ante una decisión de ajuste por impacto económico, ya que las mujeres solas o parejas de mujeres que acuden a la reproducción asistida no es masiva, ni tampoco ante una obligación de atenerse a criterios terapéuticos y preventivos, estamos ante un prejuicio social de rechazo hacia las familias monomarentales y homomarentales, y que se resiste a establecer en el sistema sanitario público prestaciones y servicios necesarios acordes a las necesidades sociales actuales.

La exigencia para el acceso de constituirse en pareja y heterosexual, en una imposición que vulnera el derecho a la libertad individual y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, obligando a una mujer para alcanzar la procreación a tener relaciones sexuales y a las lesbianas relaciones heterosexuales, en definitiva, negando el derecho a decidir a las mujeres sobre su sexualidad y maternidad, al igual que la propuesta de contrareforma de la Ley del aborto.

A pesar de que haya saltado a los titulares esta escandalosa sugerencia del Ministerio de Sanidad, lo cierto, es que arbitrariamente diversas Comunidades autónomas, entre ellas, Asturias, Cataluña, Murcia y Madrid, llevan años excluyendo de los servicios financiados públicamente el tratamiento de reproducción asistida a mujer solas y lesbianas porque no tienen pareja varón, sin que nadie ni nada vigile la garantía de igualdad en el acceso a las prestaciones y servicios públicos sanitarios, rompiendo la cohesión social y territorial en la salud.

Con todo ello el colectivo social de lesbianas denunciamos que no hay acceso universal a las prácticas clínicas de planificación de la reproducción, por lo que reclamamos al Ministerio de Sanidad, Asuntos sociales e Igualdad, y al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), el establecimiento de criterios de planificación familiar de manera igualitaria en la sanidad pública, para que la inclusión o exclusión de las TRHA sea solo por motivos clínicos y sanitarios diagnosticados, y no de prioridad e idoneidad social como se quieren establecer.

Comité Reivindicativo y Cultural de Lesbianas (CRECUL)

pareja lesbianas

Archivos de imagen relacionados

  • pareja lesbianas

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Total
0
Share