La propiedad de la ermita y los incidentes de las fiestas enfrentan con dureza al PP y al PSOE

Las diferencias en el litigio entre el Ayuntamiento y la Diócesis se agudizan

La propiedad de la ermita de San Miguel de Frechilla, que se disputan el Ayuntamiento y la Diócesis, y los incidentes ocurridos en las recientes fiestas patronales a raíz de esta polémica con enfrentamientos entre los vecinos al no poder utilizarse la ermita para los cultos, son aprovechados ahora por el PP y el PSOE para acusarse mutuamente de estar detrás de la división vecinal que se ha abierto en el pueblo.

El PP, que gobierna el Ayuntamiento de Frechilla con la alcaldesa, Regina de Castro, ha acusado duramente a los socialistas de utilizar la polémica para arremeter contra el equipo gobernante, «sembrando dudas» sobre la propiedad de la ermita de San Miguel y acusando al Grupo Popular de «alentar las actitudes violentas». Según los populares, el edificio y la finca en que se ubica «han figurado desde tiempo inmemorial en el inventario de bienes municipales, y como propiedad del Ayuntamiento está registrada y escrita». El PP también desmiente unas manifestaciones de los socialistas y asegura que no existe ningún contencioso que determine que las llaves de la ermita tengan que estar en poder del Obispado. 

Las manifestaciones realizadas por el PP han sido contestadas por el PSOE, que en esa guerra de comunicados entre ambas fuerzas políticas exige a la alcaldesa que «deje de mentir» en el contencioso sobre la propiedad de la ermita, al tiempo que también responsabiliza a la regidora de instigar actitudes malintencionadas. El PSOE recuerda que la fue la propia Regina de Castro la que organizó una procesión para protestar por el cierre de la ermita durante las fiestas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...