La propiedad de la ‘Capilla Sixtina’ del Alto Aragón se zanjará en los tribunales

La diócesis de Huesca ha demandado al Ayuntamiento de Ayerbe por la titularidad de la ermita santuario de Nuestra Señora de Casbas, del siglo XVIII.

Nuevo litigio entre la Iglesia y un ayuntamiento de la provincia por la propiedad de un templo. La diócesis de Huesca ha presentado una demanda contra Ayerbe por la ermita santuario Nuestra Señora de Casbas, considerada como la ‘Capilla Sixtina’ del Alto Aragón por las valiosas pinturas murales del siglo XVIII que decoran su interior.

El conjunto, declarado BICen 2014, está compuesto por un edificio de dependencias (la vivienda del santero y estancias para los romeros) y la ermita. Estuvo cinco años cerrado por desprendimientos, pero se pudo reabrir en 2017 tras unas obras de restauración donde se invirtieron 160.000 euros. Los gastos fueron costeados entre la DGA (60.000), la Diputación Provincial (50.000) y el Ayuntamiento (50.000).

Según explica el alcalde de Ayerbe, Antonio Biescas, han estado manteniendo desde hace más de un año conversaciones con la diócesis de Huesca para dirimir la propiedad de la Virgen de Casbas, pero al no llegar a ningún acuerdo, la diócesis ha decidido resolver el caso en los tribunales, como confirma también el vicario general, Nicolás López.

«Nosotros les dijimos que no íbamos a ceder ninguna propiedad que pudiéramos demostrar que era de nuestro Ayuntamiento y que si hace falta, iríamos a juicio para ello, porque el patrimonio es el patrimonio y todos los vecinos, sean católicos o no, tienen mucho sentimiento hacia esta ermita», subraya Biescas.

El Ayuntamiento argumenta, por una parte, que el santuario está inscrito en el inventario municipal desde 1977 y que en el Catastro también figura su nombre. Con todo, la principal razón que esgrimen para adjudicarse la propiedad es que en los últimos 30 años se ha destinado «mucho dinero público» para la restauración del templo. «Si algo no es tuyo, no puedes invertir en él», recalca el alcalde, quien hace hincapié en que cualquier obra que se ha ejecutado con una subvención se ha certificado con la titularidad del Ayuntamiento «porque si no, no la te pueden dar».

A todo ello se unen otros gastos que tradicionalmente han asumido las arcas municipales como la electricidad, la traída de agua o el saneamiento.

El alcalde deja claro que «nunca» han tenido problemas con la gestión diaria del templo que asume una cofradía –que también ha realizado pequeñas tareas de mantenimiento–, y que siempre han dado prioridad a los usos religiosos frente a los turísticos.

Interior de la ermita de Casbas, cuyas paredes están decoradas con frescos del siglo XVIII.
Interior de la ermita de Casbas, cuyas paredes están decoradas con frescos del siglo XVIII.Rafael Gobantes

Actualmente, la Oficina de Turismo de Ayerbe ofrece visitas guiadas los fines de semana a la Virgen de Casbas y entre semana, a demanda. Además, con el programa de Puertas Abiertas que pone en marcha en verano la Comarca hay un guía fijo.

«¿Por qué la reclaman ahora?»

Biescas critica la actitud de la diócesis de Huesca «porque ha venido a reclamarla ahora que está arreglada y que es un edificio con un gran valor patrimonial y turístico, aparte del religioso y del sentimental». «¿Pero por qué ahora sí y antes no?», pregunta.

Tampoco entiende que no reclamen las otras ermitas del municipio (San Pablo y Santa Lucía) que está restaurando ahora el Consistorio. «Lo harán cuando estén reformadas», se teme el alcalde. Por ello, desde el Ayuntamiento han iniciado ya los trámites para inmatricular estos tres templos y el de San Miguel.

Ayerbe pidió la ayuda de los servicios jurídicos de la DPH para defender sus intereses por carecer de recursos económicos La última Junta de Gobierno aceptó por unanimidad la petición, pero para ello tuvo que aprobar a su vez una excepción del reglamento de asistencia jurídica para procesos relacionados con bienes inmatriculados por la Iglesia ya que estaba limitada a entidades de menos de 1.000 habitantes.

Barbastro-Monzón ganó un litigio similar por la iglesia de Plan

El litigio por la propiedad de la Virgen de Casbas de Ayerbe tiene un precedente similar cercano en el tiempo que fue ganado por la diócesis de Barbastro-Monzón. Demandó al Ayuntamiento de Plan por inscribir la iglesia a su nombre y el Juzgado de Boltaña decretó que la diócesis era la titular y ordenó su inscripción como tal en el Registro y el Catastro. La sentencia constató la inexistencia de título a favor de cualquiera de las partes y valoró sobre todo su uso para el culto católico desde hace siglos. «La propia naturaleza de la edificación revela su destino», decía, aclarando que hasta 1998 se prohibió el acceso al Registro de los bienes eclesiásticos.

La magistrada aludió al inventario de bienes del obispado de 1985, donde ya constaba, y por contra, rechazó el principal argumento del ayuntamiento, que alegó las obras y gastos de mantenimiento asumidos por las arcas municipales. Concluyó que estos pagos no son indicativo suficiente de su propiedad. «Los templos son un bien espiritual de la Iglesia en beneficio del pueblo, sin que ello los convierta por sí en titularidad del Ayuntamiento», señaló.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...