La procesión atea finalmente se celebró

A pesar de los esfuerzos institucionales por coartar la libertad de expresión de los ateos, la primera procesión atea de España tuvo lugar finalmente el pasado viernes 13 de mayo.

"Por la libertad de expresión y por un Estado laico", este lema encabezaba la primera manifestación atea de España.

La marcha dio comienzo el pasado viernes 13 de mayo, minutos antes de las 21 horas en la calle Salitre del madrileñon barrio de Lavapiés. Desde ahí recorrió varias calles del mismo distrito durante hora y media.

La procesión atea estuvo encabezada por el presidente de la Asociación de Ateos y Librepensadores de Madrid (Amal), Luis Vegas.

En el centro de la marcha se pudo ver cómo cuatro personas portaban sobre sus hombros, al modo de las procesiones religiosas, una tetera de plástico, objeto que ha sido utilizado como símbolo del movimiento ateo, en alusión a la tetera de Russell, una analogía creada por el filósofo Bertrand Russell para refutar la idea de que le corresponde al escéptico desacreditar las afirmaciones de la existencia de Dios.

Durante la manifestación pudieron escucharse lemas anticlericales y contra la religión católica, así como contra otras sectas.

También hubo alusiones a favor de la libertad de expresión y contra la Delegación del Gobierno que, en esta ocasión, no tenía la excusa de la coincidencia con la Semana Santa para prohibir la procesión atea, a la que también tienen derecho aquellos que no profesan ninguna religión.

Luis Vegas recordó que esta marcha nació como protesta contra la incomprensible prohibición de la primera procesión atea convocada para el pasado Jueves Santo. A continuación señaló que "se ha comprobado nuevamente que España no es un Estado aconfesional, tal y como indica la Consititución".

Reivindicó Vegas el derecho de los ateos a manifestarse con los mismos derechos que se efectúan las procesiones organizadas por la Iglesia Católica, quien "realiza procesiones y se adueña de la calle esos días sin solicitar ningún permiso gubernativo".

La procesión atea concluyó en la plaza de Lavapiés, donde se leyó un comunicado en el que calificaban de falsos los argumentos de la Delegación del Gobierno para prohibir la primera procesión atea convocada y finalmente no celebrada por prohibición el pasado Jueves Santo. Para finalizar el comunicado, los organizadores acusaron a algunos medios de comunicación de tergiversar algunas de las características de dicho acto enmarcado en plena Semana Santa.

En este sentido cabe señalar la falta más absoluta de profesionalidad y objetividad mostrada por algunos medios de marcada intransigencia ultracatólica en cuyas ediciones del sábado 14 de mayo pueden leerse tendenciosos literales como estos :

ABC.- "Unas 500 personas de lo más variopinto —republicanos ancianos, punkies, « porreros », hippies y « okupas »— realizaron un pasacalles pseudo religioso"

La Razón.- "Una burla a la Semana Santa" y "Ahora los tribunales decidirán si ayer se produjo algún delito contra los fieles". Es muy reseñable que un medio que es contrario a la libertad de expresión ajena, confunda el ejercicio de un derecho constitucional con un presunto ataque a "los fieles".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...