La primera fiscalización a la Iglesia deja fuera la mayoría de sus ingresos y beneficios públicos

El Tribunal de Cuentas no escrutará la financiación por parte de comunidades, diputaciones y ayuntamientos, ni los conciertos educativos
La institución afirma que aún debe determinar si pone la lupa a las múltiples exenciones fiscales
La actuación sí aumentará el control sobre el destino de los fondos entregados por la casilla del IRPF

La Iglesia recibe unos 250 millones al año de las arcas públicas vía IRPF, en razón del acuerdo alcanzado por la Conferencia Episcopal y el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE). Es un dinero que no aportan los fieles que marcan la X, sino todos los contribuyentes en función del número de X que se marquen.

La asociación Europa Laica cifra en 11.000 los millones lo que anualmente recibe la Iglesia de las arcas públicas, si bien ahí está incluyendo por ejemplo el dinero de los colegios concertados, donde hay alumnos que de estudiar en la pública también supondrían inevitablemente un coste para las arcas públicas.

Lo cierto, según ha comprobado infoLibre, es que el grueso de los ingresos y beneficios públicos de la Iglesia y sus miles de instituciones se librarán de la lupa de los consejeros del Tribunal de Cuentas. Esto es lo que dice concretamente su programa de actuaciones: “Fiscalización sobre las actuaciones desarrolladas por la Administración General del Estado en materia de cooperación económica con las confesiones religiosas a través de los programas de ingresos y gastos contenidos en los Presupuestos Generales del Estado, ejercicio 2017″.

Seguir leyendo en InfoLibre

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...