La Policía española carga contra la marcha laica tras el boicot de los ultras

La Policía española realizó ayer diversas cargas después de varias horas de enfrentamientos dialécticos entre participantes en la marcha por la laicidad, que congregó a miles de personas en Madrid, y jóvenes peregrinos de la Jornada Mundial de la Juventud.

«Han cargado en la plaza Mayor y nos han rodeado en Sol. No podemos salir», relataba ayer a GARA una de las participantes en la manifestación laica convocada ayer en Madrid. Eran las 22.30 y la Puerta del Sol se había convertido en escenario de una creciente tensión entre manifestantes y jóvenes ultracatólicos, que trataron de impedir el paso de la protesta.

«¡Benedicto!» fue el grito que abrió las hostilidades. Eran las 19.50. «¡Es un nazi!», se encontró como respuesta. «Yo soy pecador, pecador, pecador», referencias a la vida sexual de la Virgen o a las costumbres sexuales de los propios peregrinos fueron parte de la artillería retórica de los participantes en la protesta. Los religiosos, adolescentes que portaban banderas de sus países de origen (con gran presencia de egipcios y el inevitable toro de Osborne en medio de la española), respondían con vivas al Papa, alabanzas a Jesucristo o gritos en contra del aborto. «Ya están aquí estos piojosos», comentaba uno de los pocos adultos que apoyaba a la autodenominada juventud del Papa. Su incredulidad fue en aumento cuando los agentes de la Policía les conminaban a marcharse.

«Ha habido un intento intencionado de boicot. Lo que no se puede hacer es que mientras cientos de jovencitos católicos permanecen en la plaza del Sol, a nosotros se nos intente hacer pasar por un pequeño hueco». Luis Vega, miembro de la Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores se expresaba de esta manera pasadas las 22.00. En ese momento, parte de la manifestación leía el manifiesto en la plaza Tirso de Molina, aunque el grueso de los concentrados seguía en Sol, reivindicando que «la plaza no es del Papa». Y Vega no andaba desencaminado. «Hay gente de fuera que no sabe lo que pasa y que está haciendo turismo, pero otros han venido precisamente porque estaba la manifestación», reconocía a GARA Raquel, una joven voluntaria que, enfundada en la camiseta verde, enarbolaba una bandera vaticana frente a los manifestantes.

Finalmente, los ultras lograron su objetivo y, al cierre de esta edición, las cargas se sucedían en el centro de Madrid a menos de 12 horas de la llegada de Benedicto XVI. Al menos una persona fue detenida.

 
Las intenciones del detenido, contra el espíritu de la jornada

La organización de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) ha subrayado que las intenciones del joven detenido este martes por supuestamente querer atentar contra los manifestantes de la marcha laica van en contra del espíritu del evento, explicaron a Europa Press fuentes de la misma, que han confirmado que el joven estaba inscrito como voluntario. Por ello, condenaron actitudes como la del arrestado y han felicitado a la Policía española por su labor, al tiempo que insistieron en que la JMJ impulsa el valor de «la libertad y el respeto para todos». Además, indicaron que confían en los valores y la capacidad de los 3.000 voluntarios que estos días realizan todo tipo de tareas de apoyo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...