La policía de Lyón pregunta la religión de los funcionarios

Un nuevo incidente que afecta a las libertades se conoció ayer tan solo unas semanas después de la polémica que desencadenó el fichero Edvige, en el que el Ministerio del Interior francés pretendía incluir datos sobre la orientación sexual o el expediente sanitario de las personas.

 La Dirección de Recursos Humanos del Consejo Regional de Ródano-Alpes recibió el 16 de septiembre un correo electrónico de la policía en el que se pedía si entre los funcionarios del Gobierno de la región había algunos de "religión no cristiana".
"Tendría usted la amabilidad de indicarme si entre su personal hay agentes de otra confesión que la cristiana (…) ¿Puede decirme si algunos de ellos le han pedido cambios horarios o de servicio para practicar su religión?", decía el mensaje, enviado desde la Subdirección de Información General (servicios de información) de la Dirección Departamental de la Seguridad Pública del Ródano, con sede en Lyón.

CARTA DESAPARECIDA
El 26 de septiembre, el presidente de la región Ródano-Alpes, el socialista Jean-Jack Queyranne, había pedido explicaciones por escrito a la ministra del Interior, Michèle Alliot-Marie, "sobre esta investigación chocante tanto en sus principios como en las modalidades de su puesta en práctica". La carta no ha llegado a la ministra ni a su gabinete, que conocieron el asunto por un despacho de la agencia de noticias France Presse, según el ministerio.
Interior reaccionó ayer calificando la "investigación" de "inadmisible y totalmente fuera de lugar". La ministra solicitó una investigación interna para conocer lo ocurrido en un plazo máximo de 24 horas. El Partido Socialista desconfía de la versión de que la iniciativa ha partido de un organismo policial regional.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...