La policía canadiense llama a la calma tras ser atacada ayer una mezquita de Toronto

El viernes, 17 personas fueron detenidas por su supuesta pertenencia a lo que las autoridades han denominado una «célula terrorista nacional inspirada en Al Qaeda»

El jefe de la Policía de Toronto, Bill Blair, ha llamado a la calma después de que una mezquita de la ciudad fuese atacada en la madrugada del sábado al domingo en una aparente represalia por la detención de 17 musulmanes acusados de planear atentados terroristas. Blair ha afirmado, tras reunirse con un grupo de líderes de la comunidad musulmana de Toronto, que los daños causados pueden ser parte de una represalia pero que "el odio en cualquier forma, y desde luego en su expresión de violencia y daño de propiedad, no será tolerado en nuestra comunidad".

Alrededor de 28 ventanas de la mezquita -centro de la Organización Internacional de Musulmanes de Toronto- aparecieron destruidas a primera hora de este domingo.

La noche del pasado viernes, 17 personas -12 adultos y 5 menores- fueron detenidas en una masiva operación policial contra lo que las autoridades han denominado una "célula terrorista nacional inspirada en Al Qaeda", que había planeado atacar objetivos en el sur de Ontario.

Material incautado

El sábado, la policía mostró equipo electrónico, ropas de camuflaje y una bolsa de nitrato de amonio -un fertilizante que puede ser utilizado para fabricar explosivos-, todo ello, material incautado durante la redada. Las autoridades canadienses han afirmado que los detenidos, en su mayoría veinteañeros, de familias musulmanas pero nacidos o criados en el país, habían adquirido tres toneladas del citado fertilizante.

Blair ha recordado que los detenidos son inocentes hasta que sean juzgados y que "mientras tanto, espero que podamos trabajar todos juntos para mantener el respeto, la confianza y la paz de nuestras comunidades".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...