La polémica de los crucifijos en los colegios vuelve a Valladolid

El debate sobre los crucifijos en escuelas públicas volvió a alterar el quehacer cotidiano de Valladolid. Después de que hace un año la Asociación Cultural Escuela Laica de Valladolid (ACEL), solicitase la retirada de los símbolos religiosos del colegio público Macías Picavea, este mismo colectivo denuncia la existencia de algunos crucifijos en el colegio Isabel la Católica. La Junta de Castilla y León aseguró que es un asunto que corresponde a los consejos escolares.

En un comunicado, ACEL precisó que varios padres y madres de alumnos han solicitado la retirada de los símbolos religiosos, principalmente crucifijos, presentes en las aulas del centro Isabel la Católica, por considerar que suponen una “discriminación por motivos religiosos” y vulnerar derechos como el de “separación de Iglesia-Estado”.

A las clases de religión
El portavoz de ACEL, Fernando Pastor, señaló que no están “en contra de los símbolos religiosos”, sean de la confesión que sean, pero sí de que “presidan una actividad docente que no tenga nada que ver con la religión”.

Pastor reiteró que “estos símbolos sí tienen cabida en un aula dedicada exclusivamente a las clases de religión o sólo en el horario de esta asignatura, que para nosotros, por otra parte, no creemos debe impartirse en los colegios públicos”, en declaraciones en ABC.

Autonomía de los centros
Por su parte, la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León señaló que es competencia de los consejos escolares, integrados en parte por los progenitores de los alumnos y la dirección del mismo, decidir sobre la presencia de crucifijos en sus centros.

A la vez que reiteró que respetan al máximo la autonomía de los centros y recordó que el 85% de las familias matriculan a sus hijos en las clases de religión.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...