La Plataforma Mezquita Catedral denuncia la nueva arbitrariedad del Cabildo al querer sustituir las celosías por cristal

La Mezquita Catedral de Córdoba está siendo gestionada desde la arbitrariedad y la improvisación, como demuestra la nueva propuesta que acaba de lanzar el Cabildo para sustituir las cuatro celosías del muro norte por cierres de cristal transparente. En opinión de la Plataforma Mezquita Catedral, Patrimonio de Todxs, el Cabildo se ha escudado en el pretexto de la aparición de restos arqueológicos y el peso que ejercen las celosías sobre el muro para proponer la retirada de piezas de notable valor patrimonial.

Hay que subrayar que las cuatro celosías que cierran otros tantos vanos del muro que da al Patio de los Naranjos fueron diseñadas por el prestigioso arquitecto Rafael de la Hoz y fabricadas con cedro macizo a principios de los setenta al objeto de evitar que la Iglesia acabara cegando todos los arcos de la fachada y terminara por taponar la escasa luz natural que entra al oratorio andalusí. Las celosías, por lo tanto, forman parte del conjunto cultural que recibió en 1984 la máxima consideración de Patrimonio Mundial de la Unesco.

Este nuevo desatino se suma a la polémica apertura de la segunda puerta de la Mezquita para dar entrada a los pasos de Semana Santa, con un informe en contra de Icomos España, que advirtió del injustificado cambio de uso y el previsible impacto que pudiera ocasionar en uno de los monumentos más importantes del mundo.

La Plataforma Mezquita Catedral solicita a la Junta de Andalucía, la administración responsable de la tutela del patrimonio histórico andaluz, que priorice la protección y conservación del templo omeya por encima de las veleidades del Obispado de Córdoba, empeñado desde hace décadas en amputar la identidad islámica de la Mezquita Catedral para imponer un relato excluyente católico.

Si las celosías presentan un problema estructural de peso, tal como aduce ahora el Cabildo, sería conveniente buscar la solución bajo principios de protección y conservación, y evitar la solución fácil e interesada de su retirada. La Plataforma pide igualmente a la Consejería de Cultura que haga público el informe arqueológico de la segunda puerta y que aproveche la prolongada ausencia de la celosía para estudiar el impacto ambiental que haya podido ocasionar en su interior la entrada de luz, aire y humedad. También le recuerda que el colectivo sigue esperando el plan director de la Mezquita, tal como le solicitó formalmente el pasado junio.

Este nuevo episodio protagonizado por el Cabildo viene a demostrar otra vez la necesidad de una gestión profesional y compartida con las instituciones públicas, que evite el uso privativo y arbitrario de un legado cultural que nos pertenece a todos y a todas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...