La Plataforma Ciudadana por una Sociedad Laica apoya prohibir los símbolos religiosos en escuelas

La Plataforma Ciudadana por una Sociedad Laica mostró su apoyo a la iniciativa francesa para prohibir los símbolos religiosos en las escuelas públicas. La ministra de Educación, Pilar del Castillo, espera no tener que llegar a una situación de legislar este asunto.

«El lugar idóneo para la educación de ciudadanos es la escuela pública y laica», afirma esta red integrada por la Confederación Española de Asociaciones de Padres (CEAPA), los sindicatos docentes CCOO, UGT, STEs, Movimiento por la Paz, Federación de Mujeres Progresistas, Unión de Asociaciones Familiares, Comisión Española de Ayuda al Refugiado, Federación de Gays y Lesbianas, hasta un total de 50 ONG y entidades.

Así, coincide «plenamente» con la decisión del Gobierno francés de prohibir los símbolos religiosos en las escuelas públicas, porque cree que una escuela laica es la apropiada para la educación «sin discriminación ni diferencias de ningún tipo».

Sin embargo, la Confederación Nacional Católica de Asociaciones de Padres (CONCAPA) diferencia entre los símbolos religiosos y el velo islámico porque, a pesar de mostrar su respeto hacia este elemento, constituye un «grave agravio» contra la mujer y un reflejo cultural «impositivo» para otras culturas, algo que, a su juicio, no ocurre con el ‘kipá’ ni con el crucifijo.

«La identidad de un país está en peligro con este tipo de medidas (prohibiciones de símbolos religiosos), pero más aún cuando los que proceden de fuera de ese país tratan de imponer sus propias costumbres, sin partir de la base del respeto hacia quien les acoge», añade esta agrupación.

Finalmente, resalta que el signo de identidad europea del crucifijo es «tan innegable» como la filosofía griega o el derecho romano, con lo que renunciar a ellos, «además de las obvias motivaciones religiosas, supone una pérdida más del carácter común de nuestros pueblos y de nuestra historia».

La CONCAPA ha acusado asimismo al PSOE de querer prohibir los crucifijos en los colegios públicos para imponer su «ateísmo» como religión en las aulas, después de que los socialistas hayan registrado en el Congreso de los Diputados una proposición para que el Gobierno retire los símbolos religiosos de los centros públicos, y consideró la iniciativa como una «persecución del cristianismo».

La portavoz del PSOE en la Comisión de Educación del Congreso, Amparo Valcarce, consideró que la orden del Gobierno que regula los currículos de la opción católica de la nueva asignatura religiosa es intolerable e inadmisible en un Estado no confesional.

La ministra de Educación, Cultura y Deporte, Pilar del Castillo, recordó que la nueva asignatura de Religión es «voluntaria» e insistió en que la Ley Orgánica de Calidad de la Enseñanza establece que la asignatura de la Religión católica la defina la propia Iglesia, y que ésta, «lógicamente», lo hace «de acuerdo a los elementos que la definen».

En cuanto a los símbolos religiosos en las escuelas la ministra consideró «que en España el problema es de otro nivel y de otra envergadura» y confió en que no se llegue a una situación en la que haya que tomar decisiones de naturaleza normativa».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...