La pelea no es contra el procurador Ordóñez: movimiento gay

El reconocido activista por los derechos de la comunidad gay, Germán Humberto Rincón Perfetti, explicó en qué consisten algunos de las tutelas instauradas contra el procurador general de la Nación, Alejandro Ordóñez, haciendo hincapié en que la lucha del movimiento LGBTI de ninguna manera puede verse como una especie de cruzada en contra del jefe del Ministerio Público.

De acuerdo con el abogado y experto en los derechos de los homosexuales, a la fecha hacen curso tres procesos relacionados con la existencia de una capilla para la celebración del culto católico en la sede de la Procuraduría a la que se suma una gran profusión de imágenes y ritos relacionadas con esa religión, así como el traslado injustificado de un funcionario que se encontraba a cargo de la parte de Derechos Humanos.

“Obviamente existe una vulneración a la libertad de cultos porque las demás religiones están siendo excluidas en razón a que se le está dando prioridad a una de ellas sin ningún tipo de justificación y en la que incluso es usual que se oficien una serie de Te Deums que carecen de toda razón de ser en un Estado laico como el nuestro”, manifiesta el abogado.

En este sentido, pese a reconocer que tanto la capilla como imágenes de la Virgen o de Cristo estaban desde antes que Ordoñez ocupara el cargo, su deber como máxima autoridad del Ministerio Público debió ser la de ordenar su clausura y retirarlos para pasar a ejercer un “silencio cómplice” que protege a un rito como el católico al que además pertenece.
 
Situación que también ha sido llevada al extremo de confundir todo aquello que la Iglesia católica considera como pecado, como delitos que violan el ordenamiento jurídico bajo una errónea interpretación de la Constitución.

“Aquí lo que hay es una doble moral en la que el procurador exhibe la Constitución por encima de la mesa mientras que por debajo está haciendo una interpretación a su acomodo de la Biblia que tiene un carácter sesgado y solo sirve a sus intereses”, explica Rincón Perfetti insistiendo en que la agenda de Ordóñez es más religiosa que jurídica.

ESTADO LAICO

Si bien la Asamblea Nacional Constituyente determinó invocar a Dios como fuente suprema de toda autoridad en la Carta Magna que tuvo en cuenta la tradición católica del país a la que el procurador apela con tanta frecuencia, el articulado contiene una serie de disposiciones en la que se garantiza la libertad de cultos y el derecho a la igualdad que hacen del país un Estado laico.

Según la interpretación del experto, si bien el procurador puede ir a un Te Deum como persona, no puede hacerlo en calidad de jefe de su despacho ni mucho menos ordenarlo como ha venido ocurriendo en más de una ocasión por la sencilla razón de que Colombia no es un Estado de carácter confesional.

“Es que proteger la diversidad religiosa no es una opción sino un deber de todo Estado laico”, afirma el abogado en tono vehemente recalcando el hecho de que Ordóñez tiene una auténtica agenda en contra de los homosexuales, y cita como ejemplo el pedido de una serie de investigaciones y sanciones a funcionarios que estén evaluando y otorgando adopciones a parejas homosexuales.

Independientemente del fallo que emitirá la Corte Constitucional al respecto–agrega Rincón Perfetti- hay un concepto del ICBF de acuerdo con el cual no se puede preguntar la orientación sexual de los adoptantes, de manera que ese tipo de actividad no puede ser perseguida y mucho menos a los funcionarios a su cargo.

Sin embargo, precisa el activista, lo que está de fondo no es el papel del procurador sino la defensa de un Estado laico, que no obstante debería ser defendido por el procurador general de la Nación, quien sin embargo se empeña en promover la celebración de actos religiosos como las novenas navideñas y la objeción de conciencia a temas como el aborto.

FUNDAMENTALISMO RELIGIOSO

El procurador Ordóñez, prosigue el abogado, al comportarse como una persona de un carácter fundamentalista en materia religiosa no puede entender lo que implica el que la República de Colombia esté definida como un Estado laico y sigue tratando de imponer el tema religioso en sus conceptos.

“Como las razones del procurador están inspiradas en la Biblia, él cree que tienen un carácter legítimo, a partir de las cuales en temas como el del aborto busca que todas las mujeres obren como él considera que es mejor dentro de una conducta a todas luces intolerante”, declara el activista, insistiendo en el hecho de que bajo ningún concepto puede ser admisible el que la Procuraduría organice jornadas para rezar el rosario o la novena de aguinaldos.

Colombia, resume Rincón Perfetti, ha logrado una serie de avances en el papel que no se ven materializados en la práctica y citó como ejemplo el sinnúmero de problemas que hoy en día tienen las parejas homosexuales para formalizar su unión ante la ley.

“Cuando una pareja de homosexuales se presenta ante una aseguradora de pensiones creen que van por un botín y entonces les comienzan a abrir investigaciones, van a las casas a ver si de verdad viven juntos, les piden registros adicionales y les exigen haber legalizado la unión no obstante a que uno de ellos ya esté muerto”, comenta el activista gay indignado si bien reconoce que la discriminación ha disminuido.

“Puede que el procurador hasta tenga amigos homosexuales, y si bien eso está perfecto en el ámbito privado no se compadece con las declaraciones y acciones que hace en  público”, concluyó el experto en la defensa de los derechos de la comunidad homosexual.

El procurador Alejandro Ordóñez es fundamentalista en materia religiosa y no puede entender que la República de Colombia es un Estado laico, según el activista Germán Humberto Rincón Perfetti.
Foto: David Rincón / Terra

Archivos de imagen relacionados

  • Procurador Colombia
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...