La OTAN se aproxima al mundo islámico

La OTAN intensificó ayer su ofensiva diplomática para estrechar lazos con el mundo musulmán en un esfuerzo occidental para supera la grave crisis política desencadenada en torno a la publicación de las caricaturas de Mahoma. Los 26 ministros de Defensa aliados celebraron en Taormina (Sicilia) su primera reunión conjunta con sus homólogos de la cuenca sur mediterránea, que constituyó también el primer encuentro internacional entre dirigentes occidentales y musulmanes tras la ola de violencia desatada por los grupos integristas islámicos contra la libertad de expresión europea.
La OTAN transmitió a los siete países del Diálogo Mediterráneo (Marruecos, Mauritania, Argelia, Túnez, Egipto, Jordania e Israel) su voluntad de intensificar las relaciones y la cooperación con cada uno de ellos. "La reunión en sí misma es una señal política. Debemos ser más sensibles hacia el otro. Debemos profundizar la confianza mutua", indicó el secretario general de la Alianza Atlántica, Jaap de Hoop Scheffer.
COOPERACIÓN MUSULMANA
La OTAN pidió la cooperación activa de los países musulmanes para "desactivar" la crisis de las caricaturas. "La violencia no es jamás la respuesta", recalcó De Hoop Scheffer. "La palabra importante es respeto, respeto para el otro, para sus valores, para sus creencias", insistió.
En la misma línea, el ministro español de Defensa, José Bono, destacó que "la paz y la libertad están por encima" de cualquier planteamiento que pueda conducir al fanatismo. Bono afirmó que cuando el fanatismo se combina con el sentimiento religioso "la mezcla es explosiva".
Pese al avance que supuso la reunión de Taormina y el diálogo político iniciado con los estados del Golfo Pérsico, la OTAN tiene aún "mucho por hacer" para mejorar su imagen en el mundo musulmán, según reconoció De Hoop Scheffer. La población musulmana se muestra muy reticente frente a la OTAN, debido al papel predominante de EEUU en la misma y a la estrecha alianza norteamericana con Israel.
Además, tras la fachada de aparente unidad de los aliados en la OTAN, afloran constantemente sus divergentes posiciones sobre cómo abordar los problemas de Oriente Próximo y del mundo musulmán.
POSICIONES DIVERGENTES
De Hoop Scheffer, por ejemplo, rechazó ayer tajantemente cualquier posibilidad de contacto con el grupo islamista palestino Hamás pese a su victoria electoral democrática, mientras que el secretario de Defensa norteamericano, Donald Rumsfeld, se mostró más prudente y recomendó "esperar y ver" cómo se comporta Hamás una vez constituya su Gobierno.
La ministra francesa de Defensa, Michèle Alliot-Marie, por su parte, respaldó plenamente la iniciativa rusa de invitar a Hamás a Moscú.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...