«La organización de la religión en la escuela es contraria a diálogo y fuente de violencia»

Tamayo, Beiras, Sauquillo y Moncada cierran el FME con un llamamiento al despertar civil

El análisis del grado de consecución de los Objetivos del Milenio y de realización de los principios que inspiran la Alianza de Civilizaciones ocupó ayer el último plenario del Foro Mundial de Educación (FME) -rama educativa del Foro Social Mundial (FSM)-, que desde el día 10 mantuvo en Compostela un encuentro temático sobre cultura de paz.

Xosé Manuel Beiras, presidente de la Fundación Galiza Sempre y miembro de la ejecutiva internacional del FSM, quiso clarificar en qué escenario se realiza ese balance de Objetivos. El catedrático de Estructura Económica incidió en la gravedad del momento, con un sistema mundializado y ultraliberal máximo en fase de "caos sistémico". Un escenario en el que, añadió, los grandes grupos mediáticos garantizan al sistema "o monopolio absoluto da transmisión da súa ideoloxía" e impiden percibir la magnitud de la crisis, abocando a la ciudadanía a una situación propia del franquismo, de búsqueda de información por vías "propias da clandestinidade". Esta crisis, dijo Beiras, es "unha e trina", y enumeró las crisis del dinero, la desigualdad y el clima.

"Trinitaria y patriarcal", completó Juan José Tamayo, director de la cátedra de Teología y Ciencia de las Religiones de la Universidad Carlos III de Madrid, quien quiso centrar su análisis en un objetivo no incluido en la lista de la ONU: el diálogo interreligioso por la paz. Tamayo denunció la actual organización de la religión en la enseñanza, aludiendo a la oferta obligatoria del catolicismo y la separación clara de los alumnos que siguen una u otra religión, y definió el modelo como "lo más contrario al diálogo interreligioso por la paz". "Es un modelo -dijo- generador de violencia religiosa desde la infancia".

Francisca Sauquillo (directora del Movimiento por la Paz) y Ramón Moncada (Instituto Paulo Freire) llamaron a la movilización y a la imaginación social para la transformación.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...