La niña con síndrome de Down acusada de blasfemia en Pakistán huye a Canadá

A sus 14 años, Rimsha Masih, una niña cristiana paquistaní con síndrome de Down, ya sabía lo que era estar detenida. Ahora también experimenta en primera persona lo que significa tener que huir a otro país -en este caso a Canadá- por amenazas de muerte. Fue acusada de blasfemia por quemar textos sagrados del Corán, y posteriormente absuelta, pero parece que los grupos radicales no perdonan la ofensa.

Los hechos se remontan a agosto de 2012. La adolescente, con una discapacidad intelectual, pasó unas semanas encarcelada y, al salir, no se quiso hacer público su paradero, para evitar represalias. Ahora, según informa una fuente a la BBC, se sabe que está en Canadá con su familia. Según un activista cristiano "está aprendiendo inglés y disfrutando del colegio. Todos se sienten libres".

El caso recibió interés internacional, por lo endeble de la acusación -no había testigos presenciales de la supuesta ofensa- y por el hecho de que se tratara de una menor con síndrome de Down. Según las informaciones que salieron a la luz entonces, la niña salió a buscar papel para usar como combustible en su casa y recogió, por error, unos escritos con versos del Corán, concretamente del Qaida Nurani, un método para aprender a leer el libro sagrado musulmán.

Y, a partir del testimonio de algunas personas, pocas, fue detenida -sin pruebas- y luego liberada gracias a la presión de los grupos de derechos humanos y la intermediación de líderes mundiales. Ahora, casi un año después, parece que recupera su vida. Lejos.

Rimsha Masih blasfemia Pakistán

Archivos de imagen relacionados

  • Rimsha Masih blasfemia Pakistán
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...