La moral relativa y la supuesta moral absoluta de la secta católica

La contradicción por la cual los dirigentes de la secta católica dicen defender una «moral absoluta» cuando lo que defienden en realidad -aunque lo ignoren- es una moral oportunista y variable, evidentemente relativa.

La jerarquía de la secta católica critica la moral laica por tener un carácter relativista y al mismo tiempo proclama que su moral es absoluta porque considera que su fundamento se encontraría en “Dios”, creador del Universo y origen de todas las leyes, tanto de las naturales como de las morales. Considera por ello que las leyes morales tendrían un valor absoluto, tanto por provenir de dios como por representar la plasmación de los auténticos valores (?) que deberían regir el comportamiento humano.

Pero tal justificación es simplemente errónea, pues, aunque existiera ese dios, no serviría como fundamento para una moral absoluta, ya que, como explicó acertadamente Kant, la moral que surgiría a partir de supuestas leyes divinas sería heterónoma y, por ello mismo, tan “relativista” como cualquier otra, en cuanto el cumplimiento de tales leyes no surgiría a partir de lo que Kant consideró como “conciencia del deber” de actuar por respeto a unas leyes morales con valor absoluto, sino que se produciría o bien por el temor a las represalias de ese “Dios”, en el caso de no obedecerle, o bien por el deseo de conseguir la recompensa que pudiera derivar de obedecerle.

Por ello, los dirigentes católicos ni siquiera saben de qué están hablando cuando critican la “moral relativista”, por la sencilla razón de que la supuesta “moral absoluta” que dicen defender sólo es un absurdo absoluto, ya que, como a continuación se muestra, toda moral tiene siempre un carácter relativo. Y, por ello, su crítica al relativismo moral tiene un carácter simplemente hipócrita y teatral, con el que pretenden presentar a quienes practican una moral sin “Dios” o una moral sin deberes absolutos como seres depravados que me-recen el rechazo social más absoluto.

Evidentemente lo que realmente temen es que el avance cultural humano vaya poniendo en evidencia de manera progresiva que el papel que se atribuyen de “orientadores morales” de la sociedad que actuarían en nombre de su supuesto Dios es simplemente ridículo y que además resulta absolutamente sarcástico que pretendan dar lecciones de moral quienes a lo largo de la historia se han caracterizado y se siguen caracterizando por un comportamiento ambicioso, sanguinario y despótico, alejado por completo de una moral simplemente humanista, además de haber defendido en el pasado y de seguir defendiendo en el presente doctrinas irracionales que nada tienen que ver con la búsqueda del bien para los seres humanos.

……. ……. …….

Para leer el artículo completo descargar el archivo PDF adjunto

Archivos relacionados

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...