La moral del convento

Acabada la Guerra Civil, el régimen franquista no sólo se instaló en todas las instituciones políticas del país, también invadió los espacios más íntimos de la vida privada de los españoles. La Iglesia Católica dictó su moral, sus normas de conducta y asumió como propia la defensa de la pureza de la mujer española. Los obispos afirman que el 99% de los condenados al infierno lo habían sido por falta al sexto mandamiento. El Cardenal Pedro Segura y Sáez declara el baile agarrado pecado mortal. Informe Semanal, en la serie que dedica a "las décadas del olvido", analiza cómo el régimen del General Franco se esfuerza por anular los avances sociales de la República mientras el país se ve atrapado en una moral de convento.

Para ver el reportaje pulsar AQUÍ

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...