La mitad de los jóvenes gallegos comulgan con la religión católica

Casi la mitad de los gallegos de entre 15 y 24 años se definen como creyentes, aunque pocos son practicantes ·· En los últimos años han surgido iniciativas dentro de la Iglesia que entienden la necesidad de acercarse al colectivo y tratarlo como a "chicos de su tiempo"

"Vengo a comprometeros en la construcción de un mundo donde resplandezca la dignidad del hombre". El 19 de agosto de 1989 Juan Pablo II subió al santiagués Monte do Gozo para pedir a los miles de jóvenes allí congregados que participasen en la tarea de mantener vivo el mensaje de Jesús y de construir una Iglesia fuerte, con garantías de futuro.

Veinte años después, los jóvenes de entonces no lo son tanto, pero en la tierra donde -dicen- descansan los restos del apóstol Santiago parece que la fe cristiana se resiste a ser solo parte del pasado. Y es que el 45% de los gallegos de entre 15 y 24 años se declaran católicos, todo un logro en una España donde apenas un 10% se mantiene fiel a la tradición cristiana.

"Los jóvenes gallegos tienen otros valores que a lo mejor en otros lugares se han ido perdiendo". Javier Porro es el delegado diocesano de pastoral de jóvenes en la diócesis de Santiago y quizás porque trabaja mano a mano con las nuevas generaciones de católicos, prefiere dejar las estadísticas a un lado y hablar de fe, de compromiso. Porque, si algo tiene claro, es que ser cristiano hoy en día no es nada fácil. Aviso a navegantes: "un matrimonio de jóvenes cristianos es tan exigente como ser sacerdote".

Ese nivel de exigencia es demasiado para muchos jóvenes, que no se sienten cómodos en el seno de una Iglesia que se les antoja demasiado institucionalizada, un poco inmovilista, retrógada por momentos. Javier Porro reconoce que "la culpa es de la propia Iglesia, que no está siendo receptiva con las necesidades de los jóvenes". Pero toda regla tiene su excepción, y en los últimos años han surgido iniciativas cristianas que buscan conectar con las nuevas generaciones, acercarse a ellas y conocer sus necesidades.

"Chicos de su tiempo"

"Nuestros chavales no son santos ni son niños modelos. Tampoco son creyentes convencidos. Son los chavales de hoy, con sus riquezas y sus fragilidades, son chicos de su tiempo". El grupo Nuevas Rutas es quizá uno de los que mejor han entendido la importancia de acompañar a los jóvenes en su camino hacia lo que ellos llaman "madurez humano-cristiana".

¿La fórmula? Viene de San Juan Bosco, fundador del movimiento salesiano: "amemos lo que aman los jóvenes". Dicho y hecho: su centro de operaciones son los colegios y sus mejores credenciales casi quince años de reuniones semanales, talleres, música, teatro, campamentos de verano y convivencias.

Parece que en una época marcada por el laicisismo, por los conflictos entre la Iglesia y el Estado -ambos con mayúscula- y por la pérdida de la fe en todo aquello que no puede descomponerse en protones y electrones, los jóvenes ya no tienen tiempo para Dios. Y solo una parte de la Iglesia, la que encabezaba Juan Pablo II se dio cuenta a tiempo de esta situación.

"También vosotros, queridos jóvenes, os enfrentáis al sufrimiento (…). Pero sabed que no estáis solos: Jesús os entrega, también a vosotros, a su Madre para que os conforte con su ternura". Juan Pablo II puede descansar tranquilo: veinte años después, los jóvenes gallegos siguen siendo creyentes. Por lo menos más que los madrileños, los asturianos o los andaluces.

. galicia@elcorreogallego.es

CUESTIÓN DE FE

La primera impresión es la que cuenta

Cultura, familia, escuela…, todo suma en el ser o no ser cristiano. "Si muchos jóvenes son cristianos es porque han tenido una experiencia positiva con la Iglesia en su momento", apunta el degado diocesano de pastoral de jóvenes, Javier Porro.

"Somos conscientes de que les ofertamos una vivencia del tiempo libre poco convincente, les va más la discoteca, el botellón y el tiempo libre sin normas y sin controles". Javier Porro es un ejemplo de esa otra Iglesia, la que trabaja mano a mano con la gente joven y sabe que la única forma de llegar a ellos es escuchándolos, estando atento a lo que en el fondo están pidiendo a gritos.

"Hay jóvenes con un gran vacío interior, y cuando escuchan a Dios su vida cotidiana cambia totalmente". Y es más fácil que el cambio, la llamada, se produzca en aquellos que desde su primera infancia han visto a la Iglesia como una referencia positiva, y no como una institución jerárquica y ajena a sus necesidades cotidianas..

 

FUTURO DE LA IGLESIA

Renovarse o morir ·· Hoy los niños quieren ser futbolistas, policías, pilotos de Fórmula 1 y bomberos, pero no sacerdotes. Y estas preferencias se reflejan en el clero gallego, cada vez menos numeroso y más envejecido. En la diócesis de Santiago, por ejemplo, más de la mitad de los curas han cumplido ya los setenta años.

Alternativa ·· Igual que la misa, pero sin cura. La celebración de la palabra es la mejor alternativa al clásico oficio, sobre todo en Galicia donde la media de edad del clero ronda los 66 años. Su estructura es muy similar a la de la eucaristía tradicional, con la salvedad de que el oficiante no tiene que ser un sacerdote, sino un seglar o una religiosa .

LA IGLESIA PARA LOS JÓVENES

En las parroquias: pastoral para jóvenes

·· También para los más jóvenes, la parroquia se constituye como la base de la vida cristiana. Además de los tradicionales grupos de catequesis, algunas parroquias también organizan actividades deportivas, talleres formativos, excursiones y peregrinaciones para llamar la atención de los más pequeños.

Nuevos misioneros: Jóvenes sin Fronteras

·· La Iglesia católica creó el Servicio de Animación Misionera Juvenil, lo que en algunos países se conoce como Jóvenes sin Fronteras, para centralizar la labor de los miles de misioneros que, cada año, se desplazan hasta África o América del Sur para colaborar con proyectos cristianos.

En los colegios: grupo Nuevas Rutas

·· Solo un par de horas a la semana y una vivencia de fe mezclada con juegos y canciones. "Nuevas Rutas viene definida por una espiritualidad muy concreta, la Espiritualidad Juvenil Salesiana. Estamos comprometidos con la construcción de una realidad más humana tal y como nos dice Jesús".

Acción social: ayuda y voluntariado

·· Residencias de ancianos, cocinas económicas y centros de discapacitados reciben la mayoría de los voluntarios cristianos. Son jóvenes que deciden pasar parte de su tiempo libre ayudando a los demás, a través de una red de acción social coordinada por parroquias y congregaciones religiosas .

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...