La ministra y la consejera de Educación se unen en sus críticas al arzobispo

Tanto la ministra como la Consejera de Educación han criticado en las últimas horas las palabras del arzobispo de Granada, Javier Martínez, en las que llamaba a la desobediencia civil si no se salvaguarda el derecho de los padres con la implantación de la asignatura Educación para la Ciudadanía.

 La primera de ellas, Mercedes Cabrera, ha asegurado esta mañana que le parece "una grave irresponsabilidad" hablar en los términos que lo ha hecho el arzobispo de Granada, Javier Martínez, sobre la asignatura de Educación para la Ciudadanía.

Cabrera señaló tras inaugurar en la Universidad Complutense el I Congreso de Estudios sobre las Mujeres, de Género y Feministas, que "no hay nada" en la asignatura que sea "una irrupción en la moral privada o en el derecho de los padres a la educación de sus hijos", y quienes la han criticado "no han concretado exactamente" por qué consideran que es así.

"No hay nada de esto en esta materia y sin embargo es una asignatura que, a la vista de la preocupación social que hay ahora mismo con la convivencia y la violencia escolar, puede ayudar muchísimo a crear clima de tolerancia y de propensión al diálogo", añadió.

Durante su intervención en el congreso, subrayó que Educación para la Ciudadanía es "un instrumento imprescindible" que impulsará su ministerio y que servirá para combatir fenómenos como la discriminación sexista o la violencia contra las mujeres.

Por su parte, la consejera de Educación de la Junta de Andalucía, Cándida Martínez, ha calificado de "inconcebible" y "muy grave" el llamamiento que el pasado sábado realizó el arzobispo de Granada, Javier Martínez, a la "objeción de conciencia y a la desobediencia civil" contra la asignatura de Educación a la Ciudadanía que se oferta como alternativa a la materia de Religión Católica.

En una rueda de prensa ofrecida hoy en Almería, Martínez recordó al prelado granadino que "hablamos de una ley -la de Educación- aprobada por el Parlamento español y la ley está para que la respeten todos". "Mucho más -continúo la consejera de Educación- cuando hablamos de transmitir a los jóvenes valores democráticos como los recogidos en la Constitución y los estatutos autonómicos".

En esta línea, Cándida Martínez instó a los representantes de la Iglesia Católica en España "a no seguir profundizando en esa línea al hablar de la educación", ya que lo contrario, aseguró, "constituye un grave error".

Por último, la consejera también pidió a los miembros de la curia que "si quieren hablar de educación hablemos de otros temas" como el éxito escolar, la posibilidad de acceder a la escolarización o de la calidad de la enseñanza universitaria. Por su parte, el candidato socialista a la Alcaldía de Granada, Javier Torres Vela, calificó hoy de "poco adecuadas" y "carentes de prudencia" las declaraciones del arzobispo.

En declaraciones a los periodistas, Torres Vela aseguró que, a pesar de no querer entrar en polémica y de que respeta a los fieles de una religión que en España es la mayoritaria, bajo su punto de vista, "cuanto más elevada sea la responsabilidad de una persona, mayor debe ser su prudencia". En consecuencia, aseguró que las declaraciones de Martínez "no fueron adecuadas", a la vez que manifestó que es "obvio" que no está de acuerdo con sus palabras.

El arzobispo de Granada, Monseñor Javier Martínez, afirmó el pasado sábado durante su discurso en el 34 Congreso Nacional de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE) que se celebró en la capital granadina, que, a su entender, "la educación, mediante la implantación de nuevas asignaturas, supone para la ciudadanía una grave invasión de un derecho fundamental de los padres y no se cuida este derecho, está justificada la objeción de conciencia".

En un comunicado remitido a Europa Press, CECE informó de que Monseñor Martínez consideró en su ponencia, titulada 'La educación imposible: el reto y la belleza de educar en nuestro contexto cultural', que "cuando en la vida se tiene la misión de educar no se puede renunciar a ella" al tiempo que afirmó "lo fundamental de la libertad en el proceso educativo, una libertad que en opinión de Martínez "está terriblemente amenazada en la sociedad española".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...