«La masonería no tiene todo ese secretismo que nos achacan. Queremos trabajar y ser felices»

Jordi Farrerons, Gran Maestre de la GLSE, habla con El Plural de la unión de logias que se celebra hoy

En la España del siglo XXI, los masones siguen semiescondidos. Estigmatizados, en gran parte, por culpa de la dictadura de Francisco Franco (historiadores aseguran que su odio hacia ellos se debe a que fue rechazado en la orden hasta en dos ocasiones), cerca de 4.000 personas comparten este sentimiento. Hoy, cuatro de las órdenes progresistas realizan un acto en el que se unirán bajo el Espacio Masónico de España y con el que buscan dar a conocer mejor su realidad.

Sobre este acto ha hablado con El Plural Jordi Farrerons, Serenísimo Gran Maestre de la Gran Logia Simbólica Española (GLSE). El acto que unirá a su Logia con la Gran Logia Femenina de España (GLFE), el Gran Oriente de Francia (GOF) y la Federación Española del Derecho Humano (FEDH), estará acompañado por un debate sobre la importancia de la laicidad para la integración de la inmigración.

Espacio Masónico de España
El objetivo de la unión es “aunar fuerzas”. “Lo más importante es que los masones que viven en España trabajen juntos”, explica Farrerons, periodista prejubilado de RTVE y Gran Maestre de la GLSE. Buscando una mayor presencia y visibilidad, su logia se une junto a otras tres en el Espacio Masónico de España, en el acto que se celebra hoy en la Universidad de Barcelona.

Cuatro logias liberales
“Esto es un primer paso para oírnos y trabajar conjuntamente. Es de suponer que un futuro próximo nos juntemos todos. Hay que aunar la voz y que se nos escuche fuerte”, explica Farrerons, que aclara que las cuatro logias que se unen hoy son “de masonería dogmática, liberales, porque hay otra un poquito más conservadora”. Farrerons hace referencia a los regulares, una sección masónica que, en la rama anglosajana, por ejemplo, no suele aceptar a mujeres entre sus filas.

Sin secretismos y con mensaje
“La masonería es un organismo más que está en la sociedad y no tiene todo ese secretismo que nos achacan. Queremos trabajar y ser felices”, defiende Farrerons. Pero no sólo buscan salir de esa “estigmatización” en la que parte de la sociedad les tiene sumidos todavía. También quieren “explicar un poco el mensaje de la masonería: la igualdad, la dignidad, la libertad…”.

Laicidad e inmigración
La unión que establecerán está tarde será el colofón de una primera jornada conjunta de debate, centrado en el tema “Inmigración: Laicidad como factor de integración”. “La laicidad es fundamental para la integración de los inmigrantes”, asegura Farrerons. Y es que, muchos de los prejuicios que obstaculizan la aceptación de los inmigrantes se cimientan en la escasa cultura laica en España.

El momento adecuado
¿Cuál es la razón de la masonería para darse a conocer ahora? ¿Está la sociedad más preparada para aceptarla o están en riesgo sus ideales en la actualidad? “Un poco de las dos cosas”, asegura Ferrarons, España es ahora un país mucho más abierto y plural y con mayor capacidad para entender”. Y en medio de una crisis económica tan grave, no viene mal promulgar valores como la igualdad y la libertad.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...