La Mancomunidad de Municipios de la Alpujarra Granadina promociona las hornacinas religiosas de Lanjarón

La asociación cultural ‘Poeta Juan Gutiérrez Padial’ y la asociación local de comerciantes y empresarios se unieron hace unos meses para impulsar el proyecto Patrimonio de Lanjarón con el objetivo de divulgar el valor material, simbólico y social, imprescindible para la comprensión del pasado, presente y futuro de este municipio.

Ayer, la Mancomunidad de Municipios de la Alpujarra Granadina, junto a dichas asociaciones, presentó la cuarta parte de este proyecto, dedicado a las hornacinas, un hueco semiesférico realizado en las fachadas de las viviendas en las que se coloca una imagen de carácter religioso.

Además, se prsetnó un libreto en el que se puede encontrar una ruta por las calles, portales y tinaos de Lanjarón a través de estas obras de arte, para que el viajero pueda conocer este atractivo turístico e histórico que data de la Conquista.

En la actualidad perdura la tradición de realizar altares cuando llega la festividad de la imagen que se encuentra en la hornacina, y es de destacar que muchas se engalanan para el corpus, realizando una verbena entre música y elaborando dulces típicos como buñuelos, roscos o pestinos. Así, el conjunto del pueblo se convierte en un museo cultural y antropológico de gran valor.

El presidente de la Mancomunidad, José Antonio Gómez, manifestó «la importante labor que se está realizando de puesta en valor del patrimonio y las tradiciones de Lanjarón, así como de participación ciudadana, implicando a múltiples colectivos y Ayuntamientos y transmitiendo a los vecinos la importancia de conservar, y proyectar el importante patrimonio que posee la comarca».

Por su parte el párroco, Antonio Heredia, puso el énfasis en la labor social que vienen cumpliendo estas hornacinas desde tiempo inmemorial, punto de encuentro entre los vecinos. Al acto de presentación también asistió Juan Antonio Ríos, experto en arte religioso y colaborador en este proyecto, que explicó a los asistentes el origen, significado y valor patrimonial tanto de estos elementos que se encuentran diseminados por todo el casco urbano del municipio como de las canciones de Alborada.

Rafael Pereira, juez de paz, y su esposa Carmela Casares pusieron el acento musical junto a Soledad Ramos interpretando las partes solistas de tres de las canciones de Alborada, una dedicada a la Virgen de las Angustias y las otras dos a los patronos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...