La luz, la Virgen y la casta

Hace unos días aparecía en las páginas, de Linares28, una noticia sobre la mejora de la iluminación de la ermita de la virgen de Linarejos. El hecho suscitó una leve, aunque en parte muy atinada, controversia. Como quiera que el asunto, a mi parecer, merece mayor atención, a ello voy.

La luz, o el suministro de electricidad a la ciudadanía, es uno de los servicios, que como los de telefonía, carburantes y otros, se ofrecen en este país a mayor precio y con creciente polémica. Este tipo de atenciones, que por su estructura, se vienen dispensando en régimen de oligopolio, sin que falte alguna acusación de prácticas monopolistas (por acuerdos en los precios), aunque parezcan regirse por la sacro santa ley de la oferta y la demanda. Y es que, aunque se hayan dado a la vez procesos de separación (como el de CAMPSA en REPSOL, CAMPSA y otra) o de concentración (como SADE e HIDRO en SEVILLANA y el de ésta y otras en ENDESA, para acabar en la transnacional italiana ENEL SOLE), la realidad es que los precios suben como los beneficios para los mismos de siempre: el capitalismo especulativo.

En el sector de la electricidad, además de las concentraciones señaladas, quien se ha fijado, ha podido ver en los recibos y en los servicios la jugada. En los primeros se pasan de cobro y lectura mensual tradicional a recibo cada dos meses (con lectura real uno y estimada otro) para después volver a recibo mensual. Luego, la misma empresa te marea con diversas ofertas y supuestas garantías al estilo de las telefónicas. En cuanto a los servicios, hemos podido ver varios cambios. La externalización de distintos servicios (mantenimiento, montaje, gestión administrativa,..) que se encargan a distintas empresas que se desvinculan de los convenios laborales previos para abaratar costes. Por otro lado, se someten a intereses poco claros, priorizando la producción atómica o térmica en perjuicio de compromisos previos de las renovables. Y todo ello haciendo que, como decíamos, el recibo siga subiendo.

En la actualidad, como bien decían Aurita y Juan, con la crisis de pobreza galopante, nos encontramos con la tragedia de familias empobrecidas que dudan entre pasar frío o pasar hambre. Y es que como ellos argumentaban, desde su coherencia religiosa, nadie tenemos nada en contra, también desde la simple racionalidad humanista, de que cualquier instalación artística y/o religiosa luzca mejor. Es simplemente exigir prioridad y decencia a quienes se han comprometido con un servicio público de primera necesidad. Creo que no es un exceso por mi parte, recordar ese sabio adagio cristiano que dice que primero es la obligación y después la devoción. Porque en el asunto de Enel Sole-Endesa hay más, bastante más, que la devoción respetable -aunque alguien podamos opinar que dogmática e irracional- por la Virgen (y madre) de Linarejos. Además de todo lo mencionado sobre prioridades, conviene recordar la traicionada vocación pública que se pretendía en la formación de ENDESA (Empresa NACIONAL Distribuidora de Electricidad Sociedad Anónima ). Sí, ese supuesto patriotismo defendido por franquistas como el Sr. Martín Villa o la última ministra de economía del PSOE en trámites como la petición de un préstamo a la banca para repartir beneficios adelantados entre el accionariado, como reclamaban desde Italia.

Quizá yo me equivoque al analizar relacionando las noticias o mirando alguna foto. Pero en la noticia que comentamos yo observo neo franquismo puro y crudo. Esa expresión que se ha dado en definir como la casta. Por un lado tenemos a don Antonio Pascual, ex consejero socialista andaluz de educación, en una versión más de político recolocado e ilustre. Ahora ejerciendo como presidente de la la Fundación Sevillana- Endesa- Enel ,chiringuito cultural-benéfico con fiscalidad suave, donde ejercer lo que le queda de convicción pedagógica y aconfesional. Por otro D. Juan Fernández, alcalde continuando en sus ruegos marianos para la salida milagrera de la profunda crisis que sufre la ciudad. Junto a ellos, el clérigo titular de la ermita y los representantes de la Cofradía titular haciendo valer su poder de mediación celestial. Lo dicho: una buena representación de la casta o savia nueva de racionalidad y dinamismo para salir de la crisis-estafa.

ermita de la virgen de Linarejos

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...