La LOE, una ley para la derecha y la Iglesia que la derecha y la Iglesia rechazan

Declaración de Espacio Alternativo ante la manifestación contra a LOE en Madrid, promovida por la iglesia y la derecha.

Declaración Espacio Alternativo

La manifestación contra la LOE  del 12-N ha constituido el segundo acto de masas convocado conjuntamente por el PP y la Iglesia Católica contra una ley  promovida por el gobierno del PSOE, después de la convocatoria contra la ley de matrimonios homosexuales. Con esta acción se da continuidad a la estrategia de tensión que la derecha ha mantenido desde que fuera derrotada en las urnas el 14-M del 2004, combinando una oposición parlamentaria y mediática numantina junto con acciones de movilización en la calle. Posiblemente dicha estrategia haya  tenido hasta ahora el doble y paradójico efecto de arrastrar “hacia la derecha” la política del PSOE, al tiempo que, por contraste, ésta aparece ante la base social de los socialistas y ante sus votantes como situada más  “hacia la izquierda”.

En realidad la Ley Orgánica de Educación (LOE)  se limita  a recortar determinados “excesos” de la LOCE, aprobada por el pasado gobierno del PP, al tiempo que intenta dar algunas soluciones al mal funcionamiento comprobado de ciertos aspectos de la LOGSE, la anterior ley socialista. Además, durante todo el proceso de gestación de la ley, el PSOE  ha intentado  cerrar repetidamente con el PP y la Iglesia- con la cual se han mantenido varias rondas bilaterales de conversaciones -el llamado “Pacto Nacional por la Educación”, aunque ellos se hayan negado repetidamente a hacerlo…

Desde un punto de vista de izquierdas la LOE es una ley criticable. En primer lugar mantiene un sistema de enseñanza público basado en la existencia de centros públicos y centros privados concertados. Dicha duplicidad contribuye de manera importante al progresivo deterioro de los centros públicos. Ciertamente la ley pretende controlar en mayor medida que hasta ahora las ayudas otorgadas a los centros privados concertados y el proceso mismo de escolarización (incluyendo el reparto equitativo del alumnado “problemático”). Pero poner en funcionamiento esta parte del articulado legislativo- muy basado en las “comisiones de escolarización” y en el criterio de las administraciones autonómicas- será tarea difícil, de cuyo éxito en el contexto actual parece legítimo dudar…  Además la Ley permite la introducción de la enseñanza concertada en la educación infantil y también- aunque con carácter singular -en las enseñanzas postobligatorias (bachillerato, formación profesional…)

Otra deficiencia importante de la LOE es la insuficiencia de su acompañamiento presupuestario. La Memoria Económica anexa a la ley prevé un incremento del 0,25% del gasto en educación, cantidad que ni tan siquiera nos puede acercar  a la media de la UE. De esta forma una parte muy importante de los cambios que la ley pretende introducir pueden convertirse en inaplicables, como ya sucedió con la LOGSE. Es evidente que existe una contradicción flagrante entre aumentar la calidad del sistema educativo y al tiempo mantener esquemas de gasto público y fiscales de ortodoxia neoliberal, como desea hacer  el gobierno del PSOE.

Por otro lado, la LOE -habiendo sido gestada y tramitada de manera muy acelerada- cae en el error de introducir modificaciones de estructura curricular (por ejemplo, reducciones de áreas) que no han sido suficientemente estudiadas. Con ello se corre el riesgo de que los cambios sirvan en lo fundamental para propiciar la confusión entre el alumnado y la gente docente.

La laicidad del sistema público de enseñanza sigue sin completarse en la LOE, ya que la asignatura de Religión no se elimina del currículo y de las conversaciones mantenidas entre el PSOE y la Iglesia Católica se puede prever su mantenimiento como asignatura de obligada oferta para los centros.

Otros aspectos criticables de la ley son la falta de referencia a las condiciones laborales del profesorado, incluyendo la adopción de medidas contra el elevado índice de interinidad en la enseñanza, o la insuficiente recuperación de la democracia en los centros, que había recortado la LOCE…

Espacio Alternativo plantea que una ley de educación no será satisfactoria mientras su objetivo fundamental no sea la extensión y el aumento de calidad del sistema público de enseñanza a través de la red de centros públicos. Para ello debería de planificar la progresiva desaparición de los centros privados concertados y su sustitución por centros públicos. Resulta igualmente imprescindible aumentar el gasto en enseñanza hasta el punto requerido para conseguir los objetivos de aumento de calidad, de integración del conjunto de la población escolar  y de eliminación del fracaso escolar, sin cortapisas de tipo presupuestario o fiscal. La enseñanza pública debe ser, además, completamente laica.

No se puede dejar de comentar que una parte del deterioro del sistema de enseñanza público guarda relación con la transformación experimentada por el propio sistema productivo estatal, el cual se ha ido basando cada vez más en trabajos de baja cualificación, para los cuales las enseñanzas impartidas en colegios, institutos e incluso centros de formación profesional van resultando progresivamente “inútiles”. Es irreal plantearse una mejora sustancial del sistema de enseñanza público si no va de la mano con una regeneración del tejido productivo y de sus cualificaciones…

Con estos objetivos e ideas básicos  hay que oponerse a la presión de la derecha y de la Iglesia por mantener sus privilegios ideológicos y empresariales. El hostigamiento político, empresarial y eclesiástico sobre el gobierno del PSOE no puede ser motivo  para dejar de denunciar las graves insuficiencias de la LOE y no oponerse a ella. Tanto frente a las provocaciones del PP y de la Iglesia Católica, como frente a la actitud timorata del PSOE, Espacio Alternativo dará su apoyo a las diferentes iniciativas de acción y de movilización que puedan surgir desde la izquierda, sindicatos y movimientos sociales contra la LOE y en defensa de la enseñanza pública, laica y de calidad.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...