«La ley de Gallardón no cambiará el número de abortos, pero sí el de muertos»

«Sólo la gente con dinero podrá acudir al extranjero a que le proporcionen un aborto seguro», afirma el profesor Dexeus

El profesor Santiago Dexeus, artífice del nacimiento de la primera niña probeta española en 1984 y referencia mundial en el ámbito de la ginecología, ha asegurado que “legislar el aborto no modificará el número de abortos, modificará el número de muertos”.
El también fundador y director de la clínica Somdex en Barcelona, y director Científico de Unilabs Reproducción Humana, ha concedido esta entrevista a Efe con motivo del Día Internacional de la Mujer, en la que analiza asuntos de actualidad que dificultan la igualdad y critica la reforma del aborto que prepara el Gobierno.

PREGUNTA: ¿Qué consecuencias puede tener, a su juicio, el Anteproyecto de Ley para la protección de la vida del concebido y los derechos de la mujer embarazada?.
RESPUESTA: Sólo la gente con dinero podrá acudir al extranjero a que le proporcionen un aborto seguro. En cambio, la gente sin dinero tendrá que recurrir a abortos clandestinos. Es decir, esa diferencia social va a influenciar en la mortalidad.

P: Esta semana se ha publicado una encuesta que afirma que un 33 % de las mujeres europeas ha sufrido violencia machista, un 22 % en España...
R: Estoy muy desanimado. Me gustaría que no fuera el día Internacional de la mujer, sino el día Internacional del Humano, que no hubiera diferencia alguna entre los dos géneros. Estamos viviendo un momento decepcionante y hemos de seguir luchando. Las cifras del maltrato de la mujer son escalofriantes. Todos somos culpables de un modo u otro. En las escuelas, por ejemplo, se utiliza un lenguaje sexista. El lenguaje de las niñas es de sumisión, mientras que el del hombre es de agresividad, triunfo y lucha, lo cual provoca una diferencia entre los dos mundos. En mi departamento médico tengo más mujeres que hombres, y he comprobado que la mujer aporta unas características que el hombre no tiene. El hombre busca el curriculum, medallas y reconocimiento público, mientras que la mujer quiere hacer bien el trabajo. De hecho, está demostrado que cuando una empresa tiene empleadas mujer mejora el rendimiento. Como adelantó Ranier Maria Rilke en Cartas a un joven poeta: “El mundo será otro mundo cuando la mujer se incorpore.” ¿Lo hemos conseguido? En parte.

P: Hay quien le ha calificado de feminista, algunas veces de forma peyorativa ¿es un término que comparte?
R: Me gustaría que no me llamaran feminista porque eso significaría que ya no hay desigualdad. Pero mientras haya discriminación, sí: soy feminista, y a mucha honra. Y lo soy porque mi profesión me ha llevado a conocer a las mujeres muy profundamente y a admirarlas.

P: ¿Qué opina el hijo del pionero de la anestesia y de ayudar a parir a la mujer en los hospitales, miembro de una saga de 75 años en ginecología, cuándo ve la nueva tendencia del parto ‘natural’ en casa?
R: De entrada no es correcto definirlo como ‘natural’, pues todos los partos lo son. Mi padre atendía partos en las casas, y en uno de ellos la madre se desangró delante él, que utilizó incluso calcetines del esposo para detener la hemorragia. Ella falleció y mi padre, desde ese momento, se prometió no atender más partos a domicilio, y fue cuando decidió fundar su clínica, en 1935. En estos 80 años la ciencia y los científicos hemos trabajado para lograr reducir la mortalidad fetal a menos del 1 %. Un estudio publicado en la revista más importante de nuestra especialidad, American Journal of Obstetrics and Gynecology, demuestra que, en Estados Unidos, el parto a domicilio tiene diez veces más peligro que el parto asistido en el hospital. Estas cifras serían mucho mayores si se contabilizaran todos los problemas, e incluso los fallecimientos, que se producen a posteriori en el hospital. Por eso, en mi opinión, los partos en casa, en el agua, con música.., no tienen sentido. Responden al deseo de unas señoras de aparentar. Sin ir más lejos, la gran defensora del parto en casa (Caroline Lovell) murió hace dos años durante un parto natural en su casa.

P: Los últimos resultados en reproducción humana demuestran que el tratamiento realizado con óvulos criopreservados tiene el mismo grado de eficacia que el convencional de fecundación in vitro. ¿Debería establecerse una edad límite para que, por cuestiones físicas o incluso morales, no deba una mujer someterse a más tratamientos de fecundación in vitro?
R: Cada vez se abren más posibilidades. Algo muy importante que estamos viendo dentro de la reproducción humana es estudiar la calidad del embrión. Ahora conseguimos el embrión, pero muchas veces no sale adelante. Se están desarrollando varias técnicas que nos permiten conocer cuál va a ir adelante, y cuál no. No obstante, el útero de una mujer que haya llegado a la menopausia, ya no es muy receptivo. Si, a pesar de todos los avances científicos, una mujer de 75 años quisiera tener hijos, habría que administrarle una gran cantidad de estrógenos para recuperar su útero -suponiendo que lo recuperemos-, pero podría provocar graves problemas en otros órganos.

P: La reproducción humana se ha centrado en la mujer. ¿Ve algún avance en la mentalidad de los hombres a practicarse pruebas andrológicas? ¿De qué manera ha evolucionado la medicina reproductiva en este aspecto?
R: Efectivamente, se está progresando en ese aspecto. Antes las causas de infertilidad eran del 60 % en la mujer, 40 % del hombre, y ahora están igualados al 50 %. Cuando el potencial fecundativo del hombre falla requiere técnicas de genómica, biopsia de testículo, seminogramas, etc. Sin embargo, todavía el hombre se oculta más que la mujer, le afecta en la hombría, confunde erección con fertilidad. En nuestro consultorio, por ejemplo, prefieren no estar en presencia de otras personas. De hecho, hemos tenido que acondicionar las salas de espera y hacerlas individuales porque los pacientes no quieren encontrarse con otros hombres.

P: Para finalizar, usted ha recibido la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo (2004) y la Cruz de Sant Jordi (2009), junto a una importante serie de reconocimientos, ¿hay algún premio que le gustaría tener?
R: Sí, que mi mujer me siga queriendo.

Santiago Dexeus

El profesor Dexeus cree que legislar el aborto no cambiará el número de abortos, sí el de muertos
El profesor Santiago Dexeus. EFE/Archivo

Archivos de imagen relacionados

  • Santiago Dexeus
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...