La Junta lamenta que la Iglesia se incline «siempre» por interpretaciones conservadoras

La consejera de Salud defiende por «oportuna» y «necesaria» la futura ley sobre la muerte digna

La consejera de Salud de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero, ha lamentado, que "la Iglesia siempre se incline por las interpretaciones más conservadoras" tras las declaraciones del Arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, sobre el borrador de la pionera ley de dignidad de las personas ante la muerte que prepara el Gobierno andaluz.

Montero se ha pronunciado hoy así al ser preguntada en rueda de prensa por las manifestaciones de Amigo, que calificó ayer de "un entretenimiento absurdo" la futura ley andaluza de Dignidad ante el Proceso de la Muerte que el Gobierno andaluz pretende aprobar el próximo año y que no regulará la eutanasia ni el suicidio asistido.

No hay "vida digna sin muerte digna"

La titular de Salud ha señalado que la ley es "oportuna", "necesaria" y que hay que establecer un marco jurídico con el que los ciudadanos "tengan claro" que se respetará su voluntad y que los profesionales "tendrán que cumplirla siempre y cuando estén dentro de la que se considera una buena práctica profesional para dignificar el proceso de la muerte".

Ha manifestado que la sociedad "sabe que no tiene sentido" que en el siglo XXI los ciudadanos mueran con sufrimiento sólo porque el marco normativo no está claro" y que no concibe "una vida digna sin una muerte digna". La ley andaluza explicitará, entre otras cosas, el derecho a la limitación del esfuerzo terapéutico, el rechazo del paciente a recibir un tratamiento, la sedación paliativa y la suspensión del tratamiento por muerte encefálica.

Esta ley también regulará la objeción de conciencia que sólo podrá ejercerse a título particular y no por centros, y no podrá afectar a todos los supuestos previstos en la norma sino sólo a alguno de ellos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...