La Junta Islámica se suma a la polémica de los símbolos religiosos

Padres de Jaén, Huelva, Sevilla y Córdoba piden que se retiren de los coles. La Facultad de Derecho de Granada ya los ha quitado.

La polémica está servida. Padres y profesores de Huelva, Sevilla, Córdoba y Jaén han pedido la retirada de los crucifijos de los colegios, en contra de la opinión de algunos colectivos católicos.

Mientras la Consejería de Educación ha dicho que «no se pronuncia a este respecto», la Junta Islámica de España cree que «la exhibición de símbolos religiosos de una determinada confesión en edificios públicos vulnera principios constitucionales».

En el otro lado está el arzobispo de Sevilla, que ha preguntado al PSOE «por qué no se retiran los cuadros religiosos que provienen de la desamortización de la Iglesia».

La Facultad de Derecho de Granada es un ejemplo de cómo las dos teorías pueden casar. Hace dos años, el decanato eliminó los crucifijos del edificio «porque estamos en un Estado aconfesional», afirma el vicedecano Baldomero Oliver, «pero dejamos las obras de arte, ya que hay que cuidar el patrimonio».

La Junta retiró en mayo los crucifijos del colegio San Juan de la Cruz de Baeza (Jaén), supuestamente, porque los padres presentaron varias quejas al Defensor del Pueblo andaluz. Sin embargo, desde la oficina del Defensor se afirma que nunca recibieron ningún documento de este tipo. El colegio tiene 400 alumnos y la mayoría asiste a clase de religión.

Los sindicatos, a favor
Siete sindicatos que representan a 10.000 profesores se unieron hace diez días a la petición de varios padres de retirar los símbolos religiosos de los colegios públicos cordobeses. En Sevilla y Huelva, un grupo de padres también solicitaron la eliminación de crucifijos en los colegios, e incluso de la imagen de la Virgen del Rocío.

La Pilarica no se mueve
Dos agentes de la Guardia Civil reclamaron la semana pasada la retirada de una figura de la Virgen del Pilar, patrona del Cuerpo, del cuartelillo de Almodóvar del Río (Córdoba). El teniente general de la Comandancia, J. Ignacio Criado, contestó, tajante, que la Pilarica no se mueve. «Es un atropello a la sensibilidad», afirma la diócesis de Córdoba.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...