La Junta Islámica defiende las fiestas de moros y cristianos

La entidad prefiere la teatralización del pasado a repetir las atrocidades

Las fiestas de moros y cristianos, de arraigada tradición en localidades de la Comunidad Valenciana, han abierto un debate entre las entidades islámicas españolas. Frente a la demanda de supresión de estos festejos planteada por la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas (Feeri), la La Junta Islámica de España defendió su mantenimiento, sobre todo después de que se han eliminado "los aspectos ofensivos" como arrojar al vacío un muñeco que representa a Mahoma.
La Junta Islámica, con sede en Almodóvar del Río (Córdoba), expresó ayer su rechazo a las declaraciones de Félix Herrero, presidente de la Feeri, quien aseguró que "en la España democrática no tienen cabida" ninguno de los festejos que conmemoran la reconquista. Herrero, imán de la mezquita La Unión de Málaga, se preguntó qué reacción tendría la población de determinados pueblos si se celebrara la entrada de las tropas de Franco "y el consiguiente castigo que infligió a la población". La entidad que preside Herrero está en proceso de escisión, porque la Junta Islámica, formada principalmente por españoles conversos, acusa a su directiva de tener influencia saudí.
La Junta celebró que se haya suprimido la quema del muñeco que representa al profeta del islam, una "expresión bárbara cuyo origen se remonta a los años oscuros de la dictadura política y religiosa vivida" en España. Eliminada esta parte de la fiesta, la asociación llama a los ciudadanos, y a Herrero, a participar "con alegría y espíritu lúdico" en las celebraciones: "Siempre será preferible teatralizar el pasado desdramatizándolo que volver a reproducirlo en su crudeza original".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...