La Junta deja en 29 los docentes de Religión a jornada completa en Granada

La provincia tiene 64 profesores de esta materia en Secundaria, de los que sólo el 45% alcanza las 20 horas lectivas · La falta de clases les obliga a trasladarse entre centros

Cada vez hay menos profesores de Religión católica en los institutos de Secundaria y con peores condiciones laborales. Esa es la denuncia realizada por la delegada de este colectivo del sindicato CSI.F, Ana Gallardo, quien asegura que este curso "sólo han quedado 29 profesores" que se hacen cargo de esta materia a jornada completa. Gallardo asegura que este curso hay 64 docentes que se encargan de esta asignatura -el año pasado el número eran 66-, de los que apenas el 45% alcanzan las 20 horas lectivas citadas, mientras que el resto no llega a ese horario y, por tanto, cobra en proporción a las clases que puede dar.

La falta de profesores de Religión a jornada completa hace que la mayoría de ellos tengan que dar clases en varios institutos para alcanzar las 20 horas, pero no sólo en la capital, sino en otros municipios de la provincia y, además, "sin reconocimiento económico por desplazamiento", apunta. Por eso, la situación se les hace difícil y les obliga a aceptar todos los destinos que les dan.

Otro problema con el que se enfrentan los docentes es que no pueden dar otras especialidades como sí hacen compañeros que, por ejemplo, imparten Lengua o Historia. "No se puede ser tutor ni tampoco impartir materias afines, algo que permitiría sumar más horas para poder completar la jornada laboral", subraya. Gran parte de la culpa de esta situación se encuentra en el que el convenio de los profesores de Religión está en punto muerto.

Según los datos de CSI.F, el curso pasado había en la provincia de Granada 66 profesores de Religión en Secundaria, de los que 49 trabajaban a jornada completa y 17 a jornada parcial. En cambio, este curso hay 64 profesores en total de los que sólo 29 están a jornada completa y 35 tienen jornada parcial.

A pesar de que en términos globales sólo se han perdido dos docentes, lo que realmente ha dejado tocado al colectivo es el trasvase de profesores de jornada completa a jornada parcial, es decir, la pérdida de horas y por tanto también de salario. Además, dentro de la jornada parcial, hay tanta variedad de horas como de docentes.

"Los recortes están teniendo una incidencia muy negativa en concreto entre el colectivo de profesores de Religión de Secundaria, que año tras año viven con grandes incertidumbres sobre su jornada y el centro que van a ocupar", insiste Ana Gallardo, quien puntualiza que con el incremento de horas a los docentes de Secundaria se ha bajado la jornada a los profesores de Religión y por tanto también sus retribuciones económicas, "que en algunos casos dejan sueldos que son insuficientes para poder vivir con dignidad", una realidad que denuncia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...