La Junta defiende que la enseñanza servirá para prevenir accidentes y evitar la violencia sexista

Educación confirma que comenzará a impartir la materia el lunes al no estar suspendida su doctrina Arenas insta a Chaves a aplazar su aplicación hasta que haya consenso

Manuel Chaves criticó ayer con dureza a los que se oponen a que se imparta la asignatura de Educación para la Ciudadanía. El presidente andaluz, en su discurso ante el comité director del PSOE-A, se preguntó cómo era posible que, tras 30 años de democracia, algunos sectores de la Conferencia Episcopal y el PP rechacen una materia que inculca valores que podrían ayudar a paliar problemas tan graves en la sociedad actual la como la proliferación de accidentes de tráfico o la violencia de género.


Chaves recordó que es imposible que la Junta o el Gobierno central hayan querido adoctrinar con esta asignatura, tal y como le reprocha el PP, por un motivo concreto: «Existe la libertad de cátedra y cada colegio elige la editorial que más le convenga para impartir las materias».


El Gobierno andaluz destacó ayer que Educación para la Ciudadanía comenzará a impartirse con normalidad el próximo lunes, cuando empiece el curso escolar, pese al auto judicial que ayer acordó una tramitación «sumaria y urgente» del recurso de un grupo de padres.


El viceconsejero de Educación de la Junta, Sebastián Cano, manifestó que el auto del TSJA «sólo significa que va a continuar la tramitación, sin entrar en el fondo del asunto». Además, mostró su confianza en una resolución favorable: «estamos seguros de que el alto tribunal, cuando entre en el fondo, nos dará la razón en el sentido de que nuestra normativa en ningún modo vulnera los derechos fundamentales del alumnado y de las familias».


«Lo verdaderamente importante -añadió- es que el TSJA no decretó la suspensión cautelar de los decretos educativos de la Junta, lo que sí que habría causado un daño importante al sistema educativo pues hubiera impedido el desarrollo normal del curso».


«No se deja de dar»
El viceconsejero manifestó que en el curso que empieza este lunes, todos los alumnos que deben cursar Educación para la Ciudadanía «van a tener la asignatura, que en modo alguno se va a dejar de dar». Lo que no quiso desvelar es si la Junta tiene algún proyecto alternativo para el caso de que el TSJA dé la razón a los padres y afirmó que cuando «se pronuncie el tribunal, ya veremos».


La decisión del TSJA fue acogida de desigual manera por los partidos políticos. El presidente del PP-A, Javier Arenas, aseguró que lo que tiene que hacer el presidente de la Junta es «dialogar y consensuar» y «no amenazar».


Durante su intervención en la junta directiva del PP de Cádiz, Arenas dijo que el presidente autonómico «ha hecho más de lo mismo, atacar al PP» y le instó a que «dialogue con los padres y llegue a un consenso, en vez de imponer y amenazar a los padres».


Aconsejó a Chaves que alcance un acuerdo para que la asignatura «deje de ser la manzana de la discordia en Andalucía, o haga lo que se ha hecho en otras comunidades autónomas, aplazar su aplicación hasta que haya un diálogo sincero que permita unos mínimos acuerdos».


Desde las filas de IUCA, el diputado Ignacio García consideró «normal» que el TSJA admita a trámite el recurso, ya que «se trata de una decisión que corresponde al derecho garantista». En declaraciones a Europa Press, García advirtió de que la decisión del TSJA no es «una victoria de nadie», ya que «no entra en el fondo de la cuestión». «Se trata de una decisión que el TSJA toma conforme al derecho garantista, pero no entra en el fondo de la cuestión, por lo que simplemente se trata de un trámite», indicó.


Por su parte, el andalucista Antonio Moreno pidió a los dos principales partidos que saquen la Educación de la confrontación política para «sacar rentabilidad» electoral y estimó que la falta de información sobre la asignatura «ha influido» en su polémico debate en el Parlamento.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...