La Junta de Extremadura explica que su obligación es garantizar la enseñanza islámica en los centros con demanda

La portavoz de la Junta, Isabel Gil Rosiña, ha explicado que la administración regional tiene la obligación de garantizar la libertad religiosa de los padres. Los colegios extremeños en los que más de diez alumnos soliciten recibir educación religiosa islámica, impartirán esta enseñanza, previo acuerdo entre la Junta de Extremadura y La Unión de Comunidades Islámicas de Extremadura (UCIDEX).

Ha insistido en la obligación que tiene la Consejería de Educación de garantizar la libertad religiosa de los padres, «independientemente de cuál sea su confesión». Así comenta que «un agravio comparativo se produce cuando se incrementa un aspecto en detrimento de otro».

Lo que dice la Administración educativa es que si al menos hay diez alumnos que soliciten, en algún centro sostenido con fondos públicos de Extremadura, la religión islámica, la Junta «tiene que estar en disposición de ordenarla», al igual que ocurre con las clases de religión católica.

Para Gil Rosiña «esa es la obligación de la Administración, garantizar la igualdad de los ciudadanos respetando siempre las confesiones religiosas que cada uno individualmente quiera elegir, en este caso las familias de los alumnos y alumnas que estudian en centros sostenidos con fondos públicos».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...