La Junta de Castilla y León adjudica la segunda fase de la iglesia de San Gil en Burgos que costará 200.000 euros

La Junta iniciará a lo largo del próximo mes la segunda fase de restauración de la iglesia de San Gil. Las obras se han adjudicado a la empresa burgalesa Nueve Restaura por un importe de 199.774 euros y un plazo de ejecución de seis meses, según informaron fuentes de la Consejería de Cultura. En un principio estaba previsto que comenzaran en agosto pero la tramitación administrativa se ha retrasado y finalmente lo harán en octubre, una vez que se formalice el contrato.
La actuación prevista consistirá en la limpieza, consolidación de la piedra y restauración de los paramentos de las fachadas sur y oeste y la rehabilitación de la portada occidental. También se intervendrá en las vidrieras del rosetón y del resto de los ventanales de ambas fachadas y se colocarán protectores, de modo que no sufran los rigores del aire ni de la lluvia, garantizando así su longevidad. También se revisarán todas las cubiertas afectadas por la actuación al ser necesario reponer algunas limas y bajantes para evitar filtraciones.
Cuando concluya esta fase, el templo recuperará todo su esplendor, dado que hace unos meses se realizaron otras actuaciones por valor de 67.000 euros, que sufragó la propia parroquia. Gracias a ellas se ha mejorado el acceso desde la calle San Francisco con la instalación de una rampa y se restauraron los florones que adornaban el final de la escalinata. Igualmente se reformaron los aseos y se intervino con técnicas láser en la portada sur, que quedó libre tras el derribo del Club de Esgrima y que cuenta con un bonito arco ojival.
La Junta quiere potenciar la visita a esta iglesia al considerarla uno de los monumentos más importantes de la ciudad. Su traza, procedente de finales del siglo XIII o comienzos del XIV, recibe directamente las influencias del Monasterio de las Huelgas, y de la Catedral, los dos primeros edificios góticos de la península.
El adosamiento a la muralla de la ciudad, las alteraciones sufridas por la adición y modificación de sus ábsides y capillas hacen que la envolvente del edificio tenga el interés de que refleja al exterior la riqueza espacial de sus recintos, destacando sus dos portadas: la occidental y la meridional, esta última dedicada a San Gil.
La Dirección General de Patrimonio Cultural llevó a cabo diversas obras de reparación y restauración en 2005, que se centraron en la limpieza y consolidación de las fachadas más urbanas del monumento y que más deterioro presentaban: las del lado norte y las del ábside (en el este).
Sin embargo, la intervención ya realizada y la que se iniciará en breve se incluyen dentro del Programa Uno por Uno de la Consejería de Cultura y Turismo, que pretende la cofinanciación entre los titulares de los inmuebles y la administración.
También se ha colocado una nueva señalización el año pasado al formar parte de los 20 hitos del Camino de Santiago.
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...