La Junta de Andalucía matiza y sí acepta procesiones «simuladas» en los colegios si tienen respaldo del Consejo Escolar

La Consejería de Educación recuerda que no están permitidas las actividades con connotaciones religiosas fuera del horario de Religión, pero sí las que tienen que ver con las tradiciones

Colocarse el capirote o la mantilla (a veces confeccionados de forma casi profesional y otras veces recreados con cartón y bolsas de plástico) y desfilar en procesión por el patio del colegio e incluso por las calles más cercanas del entorno se había convertido en una actividad más en las vísperas de las Semana Santa en muchos centros escolares andaluces. Como ocurre con la programación vinculada a la Navidad, la dirección de los centros justifica estas representaciones como un reflejo de costumbres populares andaluzas más que como una celebración religiosa. Pero no todo el mundo lo ve así y la plataforma Sevilla Laica ha iniciado una campaña entre las familias para que muestren su rechazo a estas manifestaciones y fuercen su suspensión.

También la Inspección de la Consejería de Educación se ha pronunciado al respecto a demanda de algunos padres, aunque no existe una directriz general y, según se explica, se valora cada caso en función de las circunstancias.

A este respecto, la Consejería de Educación, en conversación con EL MUNDO este lunes, recordó que no está autorizado ningún tipo de evento, dentro del horario lectivo y fuera de las clases de Religión, que tenga una connotación religiosa. No existe al respecto una instrucción específica, aunque la normativa general, que no es nueva ni siquiera reciente, es muy clara en ese sentido. Además, las actividades realizadas en la clase de Religión deben estar incluidas en el proyecto del centro y, por tanto, haber sido aprobadas por el Consejo Escolar. Es decir, no caben iniciativas improvisadas en este asunto.

La norma no prohíbe talleres o actividades que tengan algún componente artístico o cultural. Así, por ejemplo, cualquier centro podría organizar una exposición de fotografías o artesanía relacionadas con la imaginería tradicional vinculada a la Semana Santa, pero sí limita actividades con un componente religioso.

La celebración de procesiones en los colegios sí pueden conllevar una connotación religiosa, admitieron fuentes de la Consejería de Educación en ese momento. Sin embargo, tras el revuelo ocasionado por la suspensión de estas actividades en varios centros andaluces, la Junta ha matizado en declaraciones a este periódico su posicionamiento inicial, considerando que cabe interpretar esas procesiones como la representación de una tradición y no de un hecho religioso en sí.

La polémica, que se repite en algunos centros andaluces en estas fechas, ha salido a la luz pública a raíz de que se conociera la suspensión de la actividad en un centro público de Sevilla, concretamente el Giner de los Ríos de Mairena del Aljarafe, tras la queja de al menos dos familias.

Pues bien, la Consejería de Educación ha explicado a este periódico que la Inspección educativa sí autorizó la actividad, pese a lo cual la dirección ha decidido suspenderla. La clave puede estar en el hecho de que el evento se ha presentado finalmente como «simulación de una procesión de Semana Santa». Fuentes de esta misma Consejería subrayan que tanto en este centro como en otro de Guillena en que la también hubo reclamaciones, se ha estimado que las actividades «cumplen la normativa (Reglamento Orgánico de Centros Públicos, aprobado por decreto en 2010 (3/27 para infantil y primaria y 3/28 para Secundaria)». Además, en ambos casos las actividades estaban aprobadas por el Consejo Escolar y el Claustro de Profesores», según la misma fuente, lo que igualmente es requisito para que reciban el beneplácito de la inspección.

En cualquier caso, la convocatoria que llegó a los padres pidiendo la autorización expresa a la participación de los niños no hablaba en ningún caso de «simulación». De hecho, el escrito remitido a los padres dice textualmente: «El próximo día 11 de abril celebraremos en nuestro cole la Semana Santa. Tenemos programada una procesión en el patio de primaria, en la que todos los niños y niñas pueden participar, previa autorización de vuestra parte». A continuación se pide que la familia eliga qué papel quiere que realice el alumno: costelero/a, nazareno/a, músicas/músicos, acólito, mantilla o monaguillo/a.

La organización Sevilla Laica ha puesto el foco en esos centros, invitando a las familias contrarias a este tipo de manifestaciones religiosas a ponerlas en conocimiento de la Inspección educativa, pues es la única manera de forzar su suspensión. En este sentido, además de la suspensión de Mairena, esta organización ha iniciado también trámites para impedir una procesión anunciada en un colegio del distrito Sevilla Este. EL MUNDO ha tenido conocimiento también de la suspensión en el colegio público Manuel Alonso de Alcalá de Guadaíra, igualmente tras la protesta de algunas familias.

«Es importante recordar que no vale la excusa de que la actividad es optativa», indica al respecto la plataforma a favor del laicismo en la escuela, pues «sería mucho peor enfrentar a niños y niñas a la decisión de disfrutar o no de una actividad de sus compañeros por razones de conciencia», afirma en la información colgada en su web.

«Tampoco es aceptable que se les proponga a los niños (cuyas familias se oponen) una actividad alternativa, que haría más flagrante el dejarlos aparte de la que se ofrece al resto de su clase. La procesión es actividad totalmente confesional, es catequesis, según han insistido en la prensa los obispos de Málaga y Sevilla en estos días. Por lo tanto, si se lleva a cabo tiene que circunscribirse, exclusivamente, al Aula de Religión, como dice la Inspección Educativa».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...