La izquierda rebate el temario de la nueva clase de Religión

Contará para nota la opinión de la Iglesia sobre el divorcio, el aborto y la eutanasia El PSOE opina que la clase “criminaliza comportamientos legítimos y legales”

Los partidos de izquierda y las asociaciones de padres laicos tacharon ayer de “inadmisible” en un Estado no confesional el tratamiento a temas como el divorcio y el sexo que se da en la nueva asignatura de Religión confesional, que se implantará a partir del próximo curso. El PSOE considera intolerable que se criminalicen comportamientos legales en los textos para alumnos de 12 años bajo el epígrafe “el divorcio y su problemática”.

Según la orden publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE), que regula esta materia, los alumnos que elijan la opción confesional deberán asumir en sus exámenes que el “fin de la sexualidad” es la creación. Contará para nota la visión de la Conferencia Episcopal Española, que ha fijado los contenidos, sobre el divorcio, el aborto, la eutanasia y la legítima defensa.

OLOR A NAFTALINA
Según la ministra de Educación, Pilar del Castillo, no es extraño que la asignatura trate estos temas, ya que los contenidos los fija la Iglesia. Fuentes de su departamento recordaron que ya se impartían cuando gobernaba el PSOE. “Antes no había una alternativa obligatoria, como la Historia de las Religiones, que se impondrá ahora. Su contenido coincide en un 90% con la asignatura confesional. Es inaceptable que se presente la Religión como un hecho científico”, replicó la portavoz parlamentaria socialista, Amparo Valcarce.

Para la portavoz de IU, Marisa Castro, el contenido de la asignatura es “reaccionario” y “huele a naftalina”. “El PP está fuera de su tiempo y por eso le ha dado su visto bueno. La religión debería salir de la escuela pública y dejar paso a materias ninguneadas por la ley de calidad (LOCE)”, agregó Castro.

La Confederación de Padres de Alumnos (Ceapa) también se sumó a que la enseñanza religiosa salga de la escuela pública y deje de ser obligatoria en la opción confesional y en la aconfesional. “Esta enseñanza se debe quedar en el ámbito familiar o de las distintas iglesias”, defendió su portavoz, Francisco Delgado.

Para la UGT, tanto la materia confesional como la alternativa incluyen asuntos propios de una facultad de Teología, cuando “sólo se deberían tratar aspectos básicos”.

PALABRA DE DIOS
En el programa fijado por la Iglesia se empieza por enseñar de 3 a 6 años “la diferenciación sexual (niño-niña) como don recibido de Dios”, “la admiración y el cuidado del libro que contiene la palabra de Dios” y “el valor del domingo como día del Señor”. En Primaria (6-12 años), se abordan los pecados y mandamientos. La parte más densa, con “la santidad como meta de todo cristiano”, se reserva para los alumnos de la ESO (12-16 años) y Bachillerato, antes de ir a la Universidad.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...